El Gobierno cree que la reforma de la PAC "se queda corta"

  • Las cooperativas piden castigar los "abusos" en los precios de los alimentos

El Gobierno, como ya expresó el miércoles la Junta de Andalucía, ha puesto buena cara a la propuesta de reforma de la Política Agraria Común (PAC) de la Unión Europea presentada el pasado martes. El objetivo fundamental de la misma es aumentar la producción de alimentos para hacer frente a la fuerte demanda a escala global por el crecimiento de países como China o India.

El secretario de Estado de Medio Rural y Agua, Josep Puxeu, consideró ayer que esta revisión "se queda corta" y sostuvo que, para atender las demandas alimentarias a nivel mundial, debe ser mejorada en los próximos meses. Entre las medidas contempladas está la supresión de la obligatoriedad de dejar en barbecho las tierras de cultivo y la eliminación de las cuotas lecheras en 2015, previo aumento de la producción hasta esa fecha gradualmente. Aunque también se prevé aumentar el volumen de fondos para desarrollo rural a costa de las ayudas a los agricultores, lo que supondrá un recorte de 1.116 millones entre 2009 y 2012, según la patronal Asaja.

Paralelamente, el presidente de la Confederación de Cooperativas Agrarias de España, José Joaquín Pérez de Obanos, consideró ayer "escandaloso para la opinión pública el enorme diferencial de precios" entre origen y destino de los productos agroalimentarios", y defendió la necesidad de "vigilar y castigar los abusos que puedan cometerse". Culpó de ese diferencial a la "actitud depredadora de la distribución sobre el resto de la cadena de valor".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios