Emilio Botín comienza a declarar como imputado en el caso Aguas de Fuensanta

  • El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, comenzó a declarar en el Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid como imputado por el caso sobre la compra del 45,3 por ciento del capital de Aguas de Fuensanta por Banesto en 1999

Además de Emilio Botín, que llegó a la sede judicial sobre las 10.30 horas, este jueves están llamados a declarar sobre el caso Aguas de Fuansanta el consejero delegado del Santander y ex presidente de Banesto, Alfredo Saénz, y el hermano del presidente del grupo bancario, Jaime Botín.

Previsiblemente Saénz no acudirá en esta jornada a declarar, al encontrarse de viaje, mientras que Rodrigo Rato, que está también llamado a declarar en calidad de ex ministro de Economía, deberá personarse ante el juez el próximo 27 de mayo, después de que fuera incluido en la querella tras levantarse la inmunidad que pesaba sobre él a raíz de su dimisión como director gerente del Fondo Monetario Internacional.

Además de Rato y Botín, en dos providencias, el juez José Sierra ha citado como imputados a otras 15 personas, entre las que se encuentran los consejeros de Banesto cuando se produjo la compra de Aguas de Fuensanta, vinculada a la familia Rato, así como el hermano del ex ministro de Economía Ramón Rato.

Todos los imputados fueron acusados en una querella de apropiación indebida, administración desleal, falsedad en documento mercantil, negativa a socio del derecho de información y cohecho por compra-venta del 45,3% de Aguas de Fuensanta, por la que Banesto pagó unos 1.000 millones de pesetas (6 millones de euros) a la familia Rato.

Según la querella criminal, la transacción tenía el objetivo de "ganarse el favor de Rodrigo Rato" dado que el precio que se pagó fue desorbitado para una sociedad en "quiebra técnica".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios