Una empresa de EEUU invertirá 68 millones en una planta generadora de energía en Belmez

  • El Grupo Solena 'cocinará' en una suerte de microondas de plasma unas 26 toneladas de desechos industriales como pinturas, disolventes y neumáticos cada hora para dar electricidad a miles de viviendas

Una empresa de EEUU ‘cocinará’ en una suerte de microondas de plasma unas 26 toneladas de desechos industriales como pinturas, disolventes y neumáticos cada hora para dar electricidad a unas 65.000 viviendas españolas, según relató su consejero delegado. La tecnología, que se basa en avances realizados originalmente por la NASA, elimina la basura sin soltar emisiones contaminantes, según dijo hoy a Efe Robert Do, el principal directivo del Solena Group, que tiene pretende construir la planta en Belmez a finales de este año. Le costará 100 millones de dólares (68,3 millones de euros), de los cuales espera conseguir un 30 por ciento de la Unión Europea en forma de subsidios. Una vez que la termine, su gas sintético producirá 42 megavatios de electricidad por hora, suficiente para 42.000 casas andaluzas.

"Estos proyectos resuelven un gran problema medioambiental", dijo Do. "Las opciones son quemar la basura o empaquetarla para su traslado a lugares de almacenamiento, lo que cuesta mucho", añadió.  La construcción genera un "gas sintético" que sirve para mover turbinas eléctricas, en sustitución de gas natural. Además, en marzo comenzará la construcción de otra planta en el municipio coruñés de As Somozas, en la que la principal compañía gallega de procesamiento de desechos, el Grupo Toysal, incorporará el sistema estadounidense. La construcción genera un "gas sintético" que sirve para mover turbinas eléctricas, en sustitución de gas natural.

La tecnología genera temperaturas de unos 5.000 grados centígrados sin combustión, es decir, como se calienta una pizza en un microondas. Bajo ese calor extremo la materia se gasifica y, una vez que se limpia de sulfuro, cloruro y otros elementos químicos contaminantes, el "gas sintético" resultante puede usarse como fuente energética. Si suena a episodio de ciencia ficción, casi lo es. El mecanismo es viable gracias al uso del plasma, un gas ionizado que es considerado el cuarto estado de la materia -además de líquido, sólido y gaseoso-, cuyos usos fueron descubiertos por la Agencia Nacional del Espacio de Estados Unidos (NASA). En la NASA, Salvador Camacho, bautizado como ‘el padre de la tecnología de plasma’, lo usó para replicar las temperaturas altísimas a las que se exponen las naves cuando entran en la densa atmósfera terrestre a la vuelta de sus periplos espaciales. En 1995 Camacho se asoció con Do para comercializar el plasma ‘caliente’ (diferente del plasma ‘frío’, usado en las televisiones, por ejemplo).

La oportunidad de esta tecnología ha llegado, como de otras energías "limpias", gracias a la escalada del precio del petróleo, a la amenaza del cambio climático y a los subsidios públicos.

"Nuestra vida va a cambiar drásticamente durante la próxima generación" por el uso de nuevas fuentes energéticas, predijo Do. El directivo señaló que España es un mercado importante para su empresa, un 25 por ciento de cuyas acciones pertenecen a la compañía española Acciona. "El Gobierno ha decidido dar incentivos para los usos de la biomasa y el mercado va a subir de forma tremenda", dijo Do.

Además de la planta en la provincia de Córdoba, Solena pretende construir instalaciones similares en California, Praga y Puerto Rico, lo que supondrá una inversión total de 400 millones de dólares, que será financiada por Deutsche Bank.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios