La CHG da luz verde al desembalse de 750 hectómetros cúbicos para el regadío andaluz

  • La cantidad supone dotaciones de entre 2.000 y 2.500 metros cúbicos por hectárea

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) acordó ayer desembalsar unos 750 hectómetros cúbicos para la inminente campaña de regadíos, un volumen inferior a los 850 hectómetros reclamados por los agricultores pero algo superior a los 730 consumidos el pasado año.

El presidente de la CHG, Juan Tapia, explicó que este desembalse será posible gracias a las intensas lluvias de esta primavera y a que se han reasignado para riego 105 hectómetros de zonas de la cuenca con excedente hídrico, pues las reservas de los pantanos para regadío están al 34,15% de su capacidad, 15 hectómetros menos que en 2007.

Tapia recordó que el actual año hidrológico es "el tercero más seco de la década", con un nivel de agua embalsada ligeramente inferior al ejercicio pasado, pese a lo cual, la dotación asignada por la Comisión de Desembalse de la CHG permitirá salvar cultivos, frutales, olivar y algo más de la mitad de la cosecha de arroz del Bajo Guadalquivir.

Los 750 hectómetros cúbicos permitirán un riego de entre 2.000 y 2.500 metros cúbicos por hectárea.

En lo que va de año hidrológico (desde el 1 octubre) la cuenca del Guadalquivir sólo ha acumulado 385 litros por metro cuadrado de lluvia, de los que 300 han caído entre abril y mayo.

Los 750 hectómetros cúbicos aprobados incluyen los 22 hectómetros ya desembalsados en lo que va de año para riegos de emergencia. La campaña de desembalses se extenderá hasta el 15 de agosto, aunque no se descarta algún riego posterior y "excepcional".

El consejero de Agricultura y Pesca de la Junta, Martín Soler, se mostró "satisfecho" por la decisión tomada y reconoció "el esfuerzo" que la confederación realiza para planificar los recursos hídricos de la cuenca. Soler destacó que la dotación de este año es "poco menos de la del año pasado" teniendo en cuenta que el número de precipitaciones ha sido menor", por lo que "el desembalse está acorde con las posibilidades reales".

La Federación de Arroceros de Sevilla también mostró su satisfacción, ya que la dotación de riego de 200 hectómetros cúbicos les permitirá regar el 50% de la superficie arrocera, unas 18.000 hectáreas en Sevilla. La federación reconoció, además, "el esfuerzo de la CHG en aportar la misma dotación de agua que la campaña pasada a pesar de que la situación de los embalses se encuentra en relativas peores circunstancias".

Sin embargo, la Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía (Feragua) consideró que "hubiera sido lógico y razonable" que la comisión "hubiera aprobado un desembalse similar al del año pasado", de forma que la idoneidad del actual "dependerá mucho de la climatología de los próximos dos meses", puesto que "si ésta nos ayuda como el año pasado, la cantidad puede ser suficiente, pero si no, puede que al final de campaña tengamos problemas de necesidad".

El secretario general de Feragua, Pedro Parias, precisó que el riego de los cultivos "se ha planificado conociendo la falta de agua", por lo que Feragua había solicitado "lo máximo" para ajustar los desembalses a la demanda real de los cultivos implantados en toda la cuenca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios