Bruselas redibuja la PAC para elevar la producción de alimentos en la UE

  • Elimina la obligación de dejar en barbecho el 10% de tierras de todos los cultivos y suprime las cuotas lecheras en 2015 · Los agricultores critican que no incentiva la mejora del rendimiento por hectárea

Comentarios 5

La Comisión Europea presentó ayer formalmente la batería de propuestas de reforma de la Política Agraria Común (PAC) que prevé que se apruebe a final de año por parte de los 27 estados miembros de la UE.

La filosofía es la misma que la que el Ejecutivo comunitario utilizó en noviembre pasado, cuando lanzó el proceso de reforma que ha recibido 83 aportaciones de todos los países: fomentar la producción de materia primas alimentarias en la UE para hacer frente al fuerte aumento de la demanda mundial, que está provocando que se disparen los precios de algunas de ellas. Los agricultores europeos criticaron ayer que esta propuesta contiene medidas contradictorias y que olvida fomentar el aumento de los rendimientos por hectárea.

La comisaria de Agricultura Mariann Fischer detalló ayer ante el Parlamento Europeo los contenidos principales de la propuesta, que oficialmente se conoce como Chequeo médico de la PAC pero supone en la práctica una reforma del principal capítulo de gasto de la UE (50% del presupuesto comunitario, 55.800 millones sólo en este año), tras la acometida en 2003.

En primer lugar, se suprime la obligatoriedad de dejar en barbecho el 10% de la tierra cultivable de la UE. Esto representa poner otra vez en producción 3,8 millones de hectáreas. Esta medida ya se ha venido aplicando exclusivamente para la producción de cereales desde septiembre, precisamente para responder al fuerte alza de los precios de estos cultivos. Con ella ya se han puesto de nuevo en producción unos dos millones de hectáreas de esas 3,8.

Paralelamente, Fischer propone eliminar los subsidios a la producción de cultivos para biocarburantes porque "el mercado se sustenta ya por sí mismo".

La estrategia de casar las directrices de la PAC con la situación de los mercados internacionales se concreta también en la intención de suprimir el mecanismo de intervención (compra de los excedentes de producción) para el trigo duro, el arroz y la carne de cerdo. El documento de propuestas explica que la fuerte demanda actual la hace innecesaria. No obstante, se mantendría el apoyo público para el trigo panificable, la producción de proteínas para piensos y el maíz.

La adaptación a la evolución del mercado está detrás igualmente de la supresión en 2015 de las cuotas de producción de leche, establecidas en 1984, previo aumento del 1% anual hasta ese año. Esto permitiría "un aterrizaje suave" del sector una vez quede abierto a la libre competencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios