El Banco Mundial aprueba 1.200 millones dólares para aliviar la crisis alimentaria

  • El presidente del BM, señaló que el organismo prevé que su respaldo a las actividades agrícolas y los programas alimenticios en todo el mundo alcancen el próximo año los 6.000 millones de dólares.

El Banco Mundial (BM) anunció una nueva línea de financiación por 1.200 millones de dólares, incluidos 200 millones en donaciones, para aliviar el impacto de la subida de los precios de los alimentos en los países más pobres.

Robert Zoellick, el presidente del BM, señaló hoy en una rueda de prensa telefónica desde Tokio, que el organismo prevé que su respaldo a las actividades agrícolas y los programas alimenticios en todo el mundo alcancen el próximo año los 6.000 millones de dólares, frente a los 4.000 millones del 2008.

Ese apoyo incluye todas las operaciones del BM vinculadas con la agricultura, incluidos préstamos, financiación de proyectos del sector privado o apoyo a programas de ayuda condicional, que entregan dinero para compra de alimentos y otros bienes básicos a las familias a cambio de que los padres envíen a sus niños a la escuela o les hagan revisiones médicas periódicas.

El Banco prevé también el lanzamiento de programas para asegurar las cosechas y proteger de esa forma a los países más pobres y a los pequeños propietarios frente a posibles eventualidades.

Los precios de los alimentos han subido una media del 68 por ciento entre enero del 2006 y marzo de este año.

Ese aumento ha sido particularmente agudo en el caso de alimentos de consumo básico como el maíz, que subió un 128 por ciento en el periodo, el arroz, cuyo precio se duplicó y el trigo, que se encareció un 123 por ciento.

Zoellick apuntó que los líderes de los países más pobres, entre ellos muchos africanos, piden una acción internacional concertada para afrontar la actual crisis.

El presidente del BM expresó su confianza en que la reunión internacional que se celebrará en Roma la próxima semana bajo el amparo de la ONU para afrontar la crisis actual se salde con decisiones concretas.


Dijo que existe la necesidad de "un claro plan de acción" porque "los elevados precios de los alimentos están colocando a las personas y a los países en una situación peligrosa".

Insistió en que la ayuda inmediata debe destinarse a las tareas más apremiantes como asegurar que los niños en edad escolar reciben alimentos y las mujeres embarazadas la nutrición apropiada.

Apuntó que a más largo plazo la ayuda debería concentrarse en asegurar que los pequeños agricultores tienen semillas y fertilizantes para garantizar las próximas cosechas.

El Banco dará luz verde hoy mismo a donaciones de cinco millones de dólares para Djibouti, de diez millones para Haití y otros diez millones para Liberia.

El organismo multilateral espera aprobar en los próximos meses desembolsos para Togo, Yemen y Tayikistán.

La línea de financiación de 1.200 millones apoya programas de ayuda como aquellos que intercambian alimentos por mano de obra o los proyectos de alimentación escolar destinados a los más vulnerables.

El programa ofrece también respaldo a la producción de alimentos, al facilitar semillas y fertilizantes, apoyar los sistemas de irrigación para pequeños granjeros y ofrecer ayuda para equilibrar los presupuestos ante costos inesperados derivados de la escalada de los alimentos.

La aprobación de los préstamos y donaciones se hará por la vía rápida.

"La idea es responder de forma inmediata a las necesidades humanas de la presente crisis", en lugar de dedicar entre cuatro o seis meses a aprobar un proyecto, destacó Zoellick.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios