El Banco de España 'invita' a Unicaja a absorber Caja Castilla-La Mancha

  • Manuel Chaves y su homólogo manchego, José María Barreda, avalan la operación · Expertos alertan de que el esfuerzo económico de la caja malagueña podría debilitar las opciones de fusión con Cajasol

Comentarios 4

Cuando se habla de cajas, la palabra fusión remite en Andalucía a dos actores bien conocidos: Unicaja y Cajasol. Pues quizás sea que no. La irrupción en escena de Caja Castilla-La Mancha, entidad en serias dificultades por sus inversiones en el maltrecho sector inmobiliario, puede cambiar el guión. El Banco de España alienta la jugada y ve con buenos ojos la opción Unicaja. Se habla de una fusión por absorción. La barajan los malagueños, pero también la aragonesa Ibercaja.

Unicaja negocia desde hace un par de semanas, según fuentes próximas a la entidad, con un aval nada desdeñable: el presidente de la Junta, Manuel Chaves, ha dado su beneplácito a la operación. Rectifica así una filosofía refractaria a las uniones entre cajas de distintas comunidades, aunque impone una condición obvia: "que no se obstaculice" el objetivo de la gran caja andaluza.

Éste es justo el riesgo que se asume. Lo subrayó ayer el coordinador del Instituto Andaluz de Estudios Financieros, Ángel Yagüe. "El momento actual, en el que las entidades tienen poca capacidad de recuperación y preocupan su morosidad y el volumen de impagados, es muy complicado para afrontar fusiones", opinó.

Unicaja parte con cierta ventaja sobre Ibercaja porque, aunque ambas actúan en marcos territoriales gestionados por el PSOE, los manchegos verían con mejores ojos el desembarco andaluz que el aragonés. Es la teoría que apuntan fuentes del PSOE-A. El presidente de la comunidad, José María Barreda, confirmó con sus palabras que ésta es la pista correcta. "La fusión es posible e incluso puede ser probable", declaró.

La caja presidida por Braulio Medel disfruta de una fuerte implantación en la provincia de Ciudad Real (78 oficinas, según los datos de la CECA a cierre de 2007), presencia testimonial en Toledo (3) y Albacete (1), y nula en Cuenca y Guadalajara. Fuentes de Unicaja lamentan, no obstante, que la noticia haya saltado sin que se haya cerrado acuerdo alguno, circunstancia que genera incertidumbre tanto en los empleados de la caja manchega como entre sus clientes.

Las ramificaciones políticas del proceso son obvias. Al deseo de la Junta se añade el disgusto del PP. Fuentes del partido en Castilla-La Mancha informaron de la dimisión de los nueve cargos propuestos por los populares en la caja y presentes en el Consejo de Administración, la Comisión Ejecutiva, el Comité de Control, la Corporación de Empresas y el Comité de Buen Gobierno que preside el diputado por Toledo Arturo García-Tizón. El PP también pedirá con carácter urgente la convocatoria de la Asamblea General de Caja Castilla-La Mancha, órgano al que corresponde, en última instancia, la ratificación de cualquier modificación en su régimen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios