Ayesa garantiza el futuro profesional de los mejores expedientes andaluces

  • La empresa de ingeniería premia con un trabajo a tres talentos del Sur con un intachable currículum académico. La firma está convencida de que apostar por el talento joven es rentable.

Comentarios 14

Invertir en el talento joven es rentable. Así lo demuestra la experiencia, puesta en marcha por Ayesa y Grupo Joly, de premiar con un puesto de trabajo la excelencia académica. Los ocho premiados en la primera y segunda edición de galardón continúan en la firma de ingeniería andaluza, "aportan valor humano y son excelentes profesionales", en palabras de la presidenta de la Fundación Ayesa, Ana Manzanares.

Ayer le llegó el turno a la entrega de premios de la tercera edición, y tanto Ayesa como Grupo Joly volvieron a lanzar el mismo mensaje a la sociedad, expresado por Ricardo Galán, director general de la Fundación Fidias-Ayesa: "Con este premio le decimos a la sociedad que la dedicación y el esfuerzo tienen su recompensa; que si podemos alcanzar la excelencia, no nos quedemos en la mediocridad, que tenemos que dar lo mejor en aquello que realizamos, pues irá en beneficio propio y de nuestro entorno".

Esta idea es, precisamente, la que ha guiado a los tres premiados de esta edición. De las 41 candidaturas presentadas Ayesa y su fundación han seleccionado a Andrés Monge Moreno, número uno de la promoción de Ingeniería Informática; Francisco Castillo Moya, número uno de la promoción de Ingeniería Técnica Industrial de la rama de Mecánica; y Julio Rodríguez Sánchez, número tres de la promoción de Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos.

Ayesa ha valorado el expediente académico, del máximo nivel en todos los casos, pero no es el único criterio. Como afirmaba ayer Juan Carlos Fernández, director de Grupo Joly, también ha sido importante "la capacidad para el trabajo en equipo, la toma de decisiones y las habilidades personales". Así se garantiza la mejor transferencia de conocimiento de la Universidad a la empresa, que ficha al capital humano con mejores conocimientos teóricos, sí, pero también con mayor capacidad de adaptación a una realidad empresarial global y en cambio constante. Javier Landa, presidente del Pleno del Ayuntamiento de Sevilla y delegado de Relaciones Institucionales del Ayuntamiento de Sevilla, rememoró su etapa como decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales y concluyó que en la Universidad "no se ha sabido introducir en el expediente académico" valores que la empresa sí tiene en cuenta y que van más allá del conocimiento teórico. Por eso valoró y agradeció la iniciativa de la Fundación Ayesa y Grupo Joly como un paso en la buena dirección.

Además, en esa interacción entre la Universidad y la empresa, en este caso Ayesa, hay un beneficiado indirecto: la propia sociedad. Lo expresó ayer, mejor que nadie, uno de los premiados, Julio Rodríguez Sánchez: "Gracias a Ayesa por hacer posible que los talentos andaluces se queden en Andalucía, y tengamos la oportunidad de revertir a la sociedad andaluza todo lo que nos ha dado". Su caso es significativo, ya que, gracias a la Universidad de Granada, tuvo la oportunidad de cursar un máster en la Universidad de Berkeley, en California. Ahora, aprovechará los conocimientos adquiridos en esta prestigiosa institución para contribuir al progreso de la región.

El premio a la excelencia de Ayesa va un poco a contracorriente, pues, ya que, como recordó Jorge López Vázquez, director de la Escuela Politécnica Superior de la Universidad de Sevilla, el 91% de los emigrantes de la crisis tienen una titulación superior (datos del Instituto Elcano) y de ellos un tercio son ingenieros.

Ante esta situación, Gaspar Llanes, secretario general de Economía de la Junta de Andalucía, valoró el gesto de Ayesa en su justa medida: "Las mejores cabezas de la Universidad se incorporan a Ayesa y contribuirán a hacer crecer la empresa; se trata un capital humano que va a ser un potencial de futuro en la comunidad; y, por parte de Ayesa, es una apuesta de futuro por el progreso de Andalucía". Llanes mostró ayer un "moderado optimismo" sobre el futuro. Cree que hay factores que hacen pensar en un giro hacia la economía real -Ayesa es un ejemplo- en detrimento de la economía especulativa. "Muchos jóvenes vuelven a la escuela, nuestras universidades están llenas, los expedientes académicos están mejorando, las empresas incrementan su patrimonio neto, lo que significa que los beneficios se reinvierten, los jóvenes se están volcando en el emprendimiento...".

Algunos de los premiados, Como Andrés Monge Moreno, reivindicó, en esta línea de esfuerzo por levantar una economía real, que lo conseguido por él no es fruto de la casualidad, sino "del trabajo y del esfuerzo diario" y de "un nivel de autoexigencia máximo". Algo muy difícil de mantener, afirmó, "sin caer en la autocomplacencia". También Francisco Guerrero Moya, que trabajará en la fundación, asumió el reto de ser parte de una gran empresa como "un compromiso personal y profesional" al que responderá "con la máxima ilusión y esfuerzo posible". Hay un pero, sin embargo. Andrés Monge, tras elogiar a Ayesa por "acordarse de contratar a jóvenes", se lamentó de que encontrar un trabajo, en los tiempos que corren, sea "un premio y no un derecho, que es lo que debería ser". Y abogó por revertir esta situación, para que "los que puedan y tengan oportunidad" puedan lograr un empleo.

Tanto la Fundación Ayesa como Grupo Joly, por otro lado, pusieron en valor su labor al servicio de la sociedad. Ana Manzanares, presidenta de la Fundación Ayesa, destacó el crecimiento de la entidad en los últimos años, en I+D+i, en gestión del conocimiento y en formación, además de la colaboración con diferentes asociaciones en la lucha contra el cáncer y a favor de la integración de discapacitados. Entre los próximos proyectos está próxima inauguración de un centro especial de empleo.

Por su parte, el director general de Grupo Joly, Juan Carlos Fernández, destacó el papel de un grupo editorial andaluz en la divulgación de este tipo de iniciativas. "Es una acción social consustancial a un medio y con ello contribuimos a fortalecer el tejido social". En este caso, afirmó, se trata de promover esa colaboración activa entre universidad y empresa "que no es todo lo frecuente que desearíamos". Así, no sólo se ofrece trabajo a los mejores expedientes, sino que se da ejemplo a la sociedad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios