Airbus confirma nuevos retrasos en las entregas del 'superjumbo' A380

  • La compañía ratifica que entregará 12 aparatos este año, uno menos de lo previsto, y en 2009, 21 aeronaves en lugar de 25

Airbus no logra levantar el vuelo. El fabricante europeo reconoció ayer nuevos retrasos en la entrega del superjumbo A380 para este año y el próximo, como consecuencia de los desajustes al pasar de una producción individual a una producción en serie. El fabricante aseguró que entregará una unidad menos este año, en el que se despacharán 12 aparatos, mientras que en 2009 serán 21 y no 25. Los detalles sobre el nuevo plan, la aceleración de la producción y las fechas de entrega en 2010 y años posteriores serán debatidos con los clientes durante las próximas semanas.

Airbus aseguró que los retrasos en el avión A380 se deben a problemas en la transición a la fabricación en cadena. Ese ajuste convierte en "irrealizable" el plan de entregas diseñado en 2006, por lo que el grupo entablará negociaciones con los clientes para definir un nuevo calendario.

El delegado provincial de Empleo de la Junta en Cádiz, Juan Bouza, eximió a la planta de Airbus en Puerto Real de los retrasos al afirmar que el trabajo que se realiza en dicha factoría "no sólo está al día, sino que la plantilla está dispuesta a asumir más carga". Lo que ocurre, dijo, es que, "debido a su complejidad", el A380 se fabrica en diferentes centros en los que "sí está habiendo algunos problemas", como Toulouse y Hamburgo, a los animó a "que se espabilen".

Las nuevas demoras del superjumbo, el avión de pasajeros más grande del mundo, se suman a las dificultades para vender 3 de las fábricas de Airbus en Alemania y 2 en Francia, punto clave de su plan de ajuste Power 8, que se lanzó en febrero de 2007 y que preveía ahorrar hasta 5.000 millones hasta 2010.

El presidente de Airbus, Tom Enders, se mostró confiado en la capacidad de fabricar y entregar entre 30 y 40 aparatos en 2010. Recalcó que este nuevo aplazamiento no es "catastrófico" y que no supone volver a cero en un programa, que, dijo, no sufrirá más atrasos ni cancelaciones de pedidos. Aunque tendrá consecuencias financieras, se esperará al fin de las negociaciones con los clientes para cifrarlas.

Ésta es la cuarta vez que Airbus se ve obligada a anunciar demoras en el superjumbo -entró en servicio el año pasado con Singapore Airlines, al que se le entregó el primer aparato con 18 meses de retraso- y, pese a todo, ninguno de los clientes ha anulado ningún pedido. El proyecto encontró los primeros escollos en 2006 por problemas con el cableado que detuvieron la producción. La noticia provocó la pérdida de una cuarta parte del valor de EADS en bolsa.

Enders justificó los continuos retrasos por la magnitud del programa de un avión capaz de transportar hasta 800 pasajeros, un proyecto que, recordó, algunos comparan con el envío del hombre a la Luna. "Ya hemos demostrado que sabemos fabricarlo. Ahora sólo tenemos que establecer cuántos podemos hacer al mes", dijo Enders. Unas 600 personas, 400 de ellas externas, trabajan para resolver los problemas que causan el retraso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios