Airbus rompe negociaciones con Latécoère para vender sus dos plantas galas

  • El fabricante aeronáutico europeo Airbus ha roto las negociaciones exclusivas que mantenía con el francés Latécoère para la venta de las plantas galas de Méaulte y Saint-Nazaire

Se trata de la segunda ruptura de negociaciones anunciada por el fabricante europeo para la venta de sus plantas, tras la anunciada hace unas semanas de tres fábricas alemanas.

EADS señaló en un comunicado que ha roto las negociaciones con Latécoère después de que "ninguna solución viable fuera encontrada en los plazos previstos, debido, sobre todo, del contexto financiero".

Pese al fracaso de esta operación, el fabricante europeo mantiene su proyecto de externalizar parte de la producción y procederá a convertir las plantas en filiales que pueden ser objeto de una colaboración previa a su ulterior venta.

Esta solución ya fue adoptada para las fábricas alemanas de Ausburgo, Nordehham y Varel después de que fracasaran las negociaciones exclusivas que Airbus mantenía con el germano OHB/MT Aerospace.

En cuanto a la planta británica de Filton y la alemana de Laupheim, EADS indicó que las negociaciones para su venta continúan "con el objetivo de concluirlas a lo largo de las próximas semanas".

EADS señaló que sigue contando con Latécoère como "socio de primer orden" en el desarrollo del programa de fabricación del avión de media capacidad y largo recorrido A350, cuya entrada en servicio en los plazos previstos es una "prioridad" para la compañía.

El grupo señaló que afrontará "los gastos de capital necesarios para alcanzar este objetivo".

EADS, propietario de la totalidad de Airbus, señaló que el fabricante aeronáutico mantiene los esfuerzos económicos previstos en el plan de ajuste "Power 8" que garantizará "la competitividad y eficiencia de las plantas que participarán en la producción del A350".

Airbus había previsto deshacerse de siete plantas dentro de su plan de ajuste, pero el contexto financiero surgido de la desaceleración económica ha complicado la situación.

Con la venta de estas plantas a empresas que trabajan para él, el fabricante europeo pretendía externalizar parte de la producción del nuevo avión, con el que pretende competir con el Boeing 777 de su rival estadounidense.

Frente a ofertas de candidatos estadounidenses más sólidos, Airbus había privilegiado establecer negociaciones exclusivas con grupos europeos de medio tamaño, lo que les obligaba a enormes esfuerzos financieros para proceder a la compra.

En el caso de Latécoère, la compra de las plantas francesas suponía doblar su talla actual.

Los sindicatos de la compañía se han opuesto desde el principio a la venta de las plantas.

La posibilidad de que Airbus mantuviera las fábricas alemanas y vendiera las francesas había provocado rivalidades en el seno de las dos naciones que tienen la mayor parte del capital de EADS.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios