chirigota

Mi suegra como ya dije

El tipo. Suegras criticonas. Las coplas. Una suegra es para todo la vida. Por eso hay que quererlas... o soportarlas. Ni en la Gran Final son capaces de llevarse bien con María José. Una relación distante. No se puede hacer mucho para que hagan las paces. Criticonas y tradicionales hasta la tumba. Nada ni nadie les hará cambiar. Repiten como primer pasodoble su experiencia en casa de su nuera en Nochevieja con toda la familia de ella -el mejor de los que han cantando en el presente certamen-. Un encuentro en el que les da pena "la buena gentuza" -un golpe enorme- y les ponen a su lado al cuñado, por lo que se sienten como Rajoy cuando tiene a su lado a Albert Rivera. Al final, tienen tantos roces que se demuestra que no hace el cariño. Las suegras muestran sus ideas retrógradas en un irónico segundo pasodoble -aunque algo por debajo del resto- contra el feminismo de la nuera, ya que cada una es libre de no doblarla como le dé la gana. Ellas están tan entregadas a su marido que le ponen por delante el plato de croquetas cuando llega cansadísimo de la peña -genial-. Un trabajo que se compensa con los detalles caballerosos de los hombres, como el Rey Juan Carlos I, que tiene a Bárbara Rey como a una reina. Selu no falla en los cuplés, que están por encima de los que suele firmar. En el primero, la nuera no se debe preocupar del impuesto de sucesiones porque el que va a tener que pagar va a ser bajo porque va a heredar de ella un abrigo -y no otra cosa que rima con ajo-. En el segundo, su marido la pilla con el fontanero, pero le dicen que tienen que estar muy encima de él. La cuarteta de la tortilla es una de las más brillantes del COAC. Les hemos cogido hasta cariño, por lo que no las criticamos.

En semifinales

Las coplas. El Falla es una terapia para que la suegra se desahogue. Y el público se parte de risa con todo lo que rajan. Irreconciliables, pero en el fondo tiene que haber algo de amor. El mismo que le tiene el Falla al Selu, cuya chirigota firma su mejor pase. Ellas son muy puras y muy castas, por lo que no puede soportar en el primer pasodoble que la nuera no quiera que su nieto haga la comunión, aunque cada una puede ser todo lo demoniaca que le dé la gana. Discuten porque a los niños no hay que imponerles la religión, pero ellas creen que lo que quiere es ahorrarse el convite. Al final, piensan que lo que tiene es un trauma de una vez que se fue con un marinero de La Carraca.  En la segunda letra, con un desarrollo por momentos desternillante, se ven obligadas a ir en Nochevieja a cenar con la familia de la nuera. Una celebración con mucho falserío y puñalás traperas, pero en el fondo les da pena "la buena gentuza". Terminan la cena teniendo roces con todo el mundo, lo que demuestra que no es verdad que el roce hace el cariño. Mejoran en los cuplés respecto a los ya ofrecidos. La Infanta Cristina teme en el primero que a Iñaki le tiren el jabón en las duchas de la cárcel para ponerle el ojo como a Pedro el de los Majaras. En el segundo, como buenas suegras que son, pinchan los condones a su nuera porque quieren tener otro nieto. Una suegra es para toda la vida.

Puntuaciones de semifinales Puntuaciones de semifinales

Puntuaciones de semifinales

En cuartos

Las coplas. Repertorio monográfico. Una nuera que es una santa al tener que aguantar a una suegra insoportable. No quiero criticarla, no quiero criticarla. Una relación nociva, aunque la suegra es para toda la vida. Sensaciones encontradas. Magníficos en la interpretación y en los pasodobles, pero regular en los cuplés, que es lo más importante de la chirigota y lo que más puntúa. Dos pasodobles hablados a la nuera. En el primero, no se meten con que salga en una chirigota callejera porque una hace la mamarracha como quiera. A la nuera le gusta mucho el Carnaval y se ha tragado muchas colas para conseguir entradas, pero las suegras no se meten en los asuntos sexuales. Al final, no le va a hacer falta a la nuera disfrazarse porque la chirigota se llama 'Las barriobajeras'. En el segundo, no se meten con el partido político al que vota porque cada uno vota a los piojosos asquerosos que le dé la gana. Aunque no quieren la independencia de Cataluña, ellas le darían su voto a su nuera si quisiera marcharse. Se salva el segundo de los cuplés, en el que comparan la explicación de la factura de la luz con la comparsa de Martínez Ares, ya que para entenderlas hay que escucharlas dos o tres veces. El primero está muy por debajo al contar cómo se está cambiando su imagen Susana Díaz para irse a Madrid, por lo que sólo necesita que se ponga una faja en la cara. Nos queda tela con las suegras.

Puntuaciones de cuartos Puntuaciones de cuartos

Puntuaciones de cuartos

En preliminares

las coplas. La difícil relación entre una nuera y su suegra. Amor de madre por su hijo. Desamor por su nuera. Y un perro que no para de gruñir. Un tipo con el que Selu se lo vuelve a jugar todo con la interpretación y un repertorio monográfico. Su grupo se maneja a la perfección en este terreno, pero el resultado final no tiene el encanto de hace un año. Sargentos de hierro que desde la presentación -muy resultona para preparar al público- no paran de criticar por lo sucia que está la casa y el braguetazo que ha dado su nuera por lo que se ha tenido que sacrificar su hijo para conseguir un enchufe en la Junta. Como siempre, vuelven a destacar en los pasodobles, aunque arriesgan demasiado con una música muy hablada, lo que afecta a la hora de introducir golpes. Aun así, sobresale el diálogo con la nuera en la parte central. En el primero, critican cómo cocina, hasta que un día aprende a cocinar y hace unos macarrones tan buenos que se los come el perro. En el segundo, se meten con la educación de los hijos, que cada uno les mete el bajunerío como le da la gana. Ellas, sin embargo, consiguen dormirlos con una tortillita de jamón york con dos pastillas de Valium. El primer cuplé se sitúa por encima de la media del Selu al ir a ver el musical de 'El rey león' y ser ellas el león al roncar. Bastante más flojo el segundo a los galgos y sus excrementos. El popurrí tiene algún momento brillante como el de la cuarteta a cómo hacen la tortilla, pero no termina de arrancar. Suegra no hay más que una. Habrá que quererla.

Puntuaciónes COAC 1 Puntuaciónes COAC 1

Puntuaciónes COAC 1 / Miguel Guillén

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios