7ª función clasificatoria

Entre la reinvención y la evolución

  • Los Carapapa y Fran Quintana protagonizan un interesante mano a mano en comparsa 

  • La chirigota del Vera sorprende con una arriesgada apuesta

Las imágenes de la séptima función Las imágenes de la séptima función

Las imágenes de la séptima función / Jesús marín (Cádiz)

Una de las cositas que tiene el Carnaval y que nos encanta es que siempre nos sorprende. Hasta los grupos más consolidados de la fiesta son capaces de reinventarse y dejarnos con la boca abierta con un nuevo estilo, una nueva ocurrencia, un giro inesperado. Lo hicieron, en la función de este lunes, los hermanos Carapapa, con una comparsa más dulce y sencilla que otros años; y también el Vera, con una arriesgada -y no del todo efectiva- vuelta de tuerca. Y cabe destacar la espectacular evolución de la comparsa de Fran Quintana, a la altura de los grandes nombres de la jornada.

La noche, sobre el papel una de las más destacadas de esta fase, fue de menos a más. De bastante menos, porque el paso del coro de Salvador Longobardo por las tablas no pasó de discreto. Muchos problemas de afinación. Tampoco lució la chirigota de Sanlúcar 'Los maniáticos', que le puso voluntad pero no supo dar con la tecla para sacar la sonrisa al Falla. Muy flojo su repertorio.

Lo bueno comenzó de la mano de 'Los desvelaos' de Fran Quintana, una comparsa que lleva ya unos años llamando a las puertas de las semifinales y que sigue creciendo con cada pase en el Falla. Anoche dieron un verdadero golpe sobre la mesa regalando un repertorio de altura, interpretado además con un gusto exquisito. Comparsón de principio a fin, fuerte además en letras de pasodoble. Un grupo que parece haber alcanzado su madurez carnavalesca y al que pueden esperarle unas cuantas noches de insomnio más...

La novedad en la modalidad de cuartetos que nos llegó con la firma de Antonio Rivas y Manolo Zambrano no terminó de cuajar, aunque al menos se salvó de la quema gracias a la voluntad del segundo, que supo ganarse al Falla con su personaje de El Impaciente. Los mejores golpes vinieron de su parte y contaron con el favor de un público muy colaborador.

Los ánimos perduraron para recibir en escena a la renovada comparsa de los hermanos Carapapa. El giro en el estilo parece que le ha venido de maravilla a 'Los ángeles de la guarda', una comparsa elegante, con gusto, hermosa en fondo y forma. Nos dejaron además de buenas letras, especialmente el primer pasodoble a la Viña y los cuplés, por encima de la media de la modalidad. Dejando atrás las estridencias de otros años, pudimos disfrutar de una comparsa de mucho nivel.

Hay que reconocerle a la chirigota de Vera Luque su capacidad para reinventarse e innovar teniendo ya la fórmula del éxito en sus manos, como queda demostrado tras ganar tres de los últimos cuatro concursos. Lejos de conformarse replicando el modelo, anoche apostó por una chirigota diferente, con dos estilos y dos músicas de pasodoble distintas: una seria y otra en tono de humor. A falta de mejores letras, puede darles mucho juego si mantienen este juego en el Concurso. El popurrí, su mejor pieza, eleva una impresión general que no nos dejó tan satisfechos como otras veces. Tienen, eso sí, mucho margen para convencernos. Cerró la función la comparsa 'El oro negro', que mejoró en cuanto a interpretación respecto al pasado año. Muy por encima de las letras.

Fichas y vídeos de la sesión

CORO Estamos encantados

CHIRIGOTA Los maniáticos

COMPARSA Los desvelaos

CUARTETO Mission impossible Los astromantas

COMPARSA Comparsa Los ángeles de la guarda

CHIRIGOTA No tenemos el Congo pa farolillos

COMPARSA El oro negro

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios