Cuarta función clasificatoria

Sin dueño

  • La comparsa de Martínez Ares mantiene el interés hasta el final en una función muy completa en la que destacan Pastrana, Paco Mora, OBDC, Bizcocho y el cuarteto

'El perro andalú' 'El perro andalú'

'El perro andalú' / Jesús Marín (cadiz)

Según el horóscopo chino 2018 es el Año del Perro. Ya sabemos que el Concurso del Falla no se rige por ningún tipo de superstición ni calendario místico, todo depende de la copla, pero 'El perro andalú' viene con fuerza para que este COAC 2018 también lo sea. Y es que la comparsa de Martínez Ares nos regaló un cierre de sesión espectacular, aún estando algo por debajo en sensaciones de su puesta de largo en el Concurso. Impresionó el primer pasodoble en defensa del habla andaluza, absolutamente magistral, aunque dejó algo más frío el segundo, centrado en un cura que deja la Iglesia por amor y quizás algo rebuscado. En los cuplés mejor el primero, con guiños al famoso grito de "Don Antonio" que ha popularizado Carlos Mení con su papel en el cuarteto de Morera. Mejor desarrollo que remate, como en el segundo para el programa 'Cámbiame'. Presentación y popurrí siguen estando a un nivel inalcanzable y sin duda mereció la pena esperar hasta el final. 

También dio un golpe sobre la mesa a base de letras la comparsa de Germán Rendón, estelar en pasodobles y con un gran cuplé para Enrique Miranda. Sus letras fueron para la homofobia que nos sigue acompañando en el día a día y para los recortes en los centros hospitalarios andaluces, rematado de forma espectacular. "Los recortes sanitarios que votaste le están quitando la vida a nuestra madre Andalucía. Sálvala extirpando el cáncer llamado Susana Díaz". Mejoró la comparsa en interpretación respecto a su primer pase y nunca debe dejar de valorarse su compromiso, un repertorio con mensaje de principio a fin. Completó el trío de comparsas 'La cumbre', que defendió su plaza de cuartofinalista con dignidad. Buen grupo de voces aunque el público les acogió con extrema frialdad. No habrían desentonado como figurantes...

Potente duelo en la modalidad de coros, que comenzó por todo lo alto con un coro de Paco Mora a gran nivel en letras. Cádiz estuvo presente en los dos tangos, que fueron para la "guerra de banderas" desatada en los balcones de Cádiz y para los pisos vacíos del Obispado, ambas muy bien desarrolladas. Destacó el primer cuplé, de actualidad y muy bueno, para el cambio de logo sobreimpreso sobre el telón del Falla. Se mantienen en la buena línea mostrada en preliminares y apuntan como poco a un pase más. Por su parte, el coro de Faly Pastrana hizo gala de su espectacular conjunto de voces, magnífico en la ejecución. Sus tangos fueron para la Virgen del Rosario y para el alcalde y los cuplés para un niño muy fan de Harry Potter y para el hijo de Ortega Cano. Se mantienen en buena línea, aunque sus letras brillaran un poco menos que en su primer pase.

En chirigotas, el Bizcocho hizo olvidar finalmente a Manué gracias a Macario, nueva estrella de una presentación muy renovada. La apuesta del grupo por la inmediatez y la frescura se notó positivamente en las letras, aunque en ciertos momentos pesara en la interpretación. Buenos pasodobles, primero en tono de humor y rematados con crítica y sensibilidad, para los recortes y para el gran Juan Manzorro respectivamente. Despuntó el segundo cuplé para Andrea Janeiro, genial en desarrollo y remate, y simpático el primero para una camiseta del Barça de Dembelé. Tienen al Falla entregado. Antes la chirigota de Choza agradó, pero sin despuntar. Sobresalió su segundo pasodoble, en el que animaron a las mujeres a participar en una modalidad huérfana de ellas. Finalmente, 'Los que se meten en todas las conversaciones' evidenciaron que el pase les quedó algo grande. Flojo repertorio y demasiados fallos en la ejecución.

Y ojo que se masca la sorpresa en la modalidad de cuartetos. Porque 'El trío' apunta alto, muy alto, tras confirmar anoche las buenas sensaciones de su primer pase. Los diferentes estilos de la modalidad, lo clásico y lo moderno, se dieron de nuevo la mano gracias al buen hacer de Borja, Yeray y Pedro. Lograron hacer reír tanto con sus golpes como con sus interpretaciones, pues en escena se manejan como nadie. La idea que traen este año es una genialidad y su habilidad escénica hace el resto.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios