16ª función clasificatoria

La cuenta atrás de Tino desarma al Falla

  • La declaración de intenciones del autor de 'Tic-tac, tic-tac' marca la noche

  • También destacan las comparsas de Juan Fernández y los Majaras

'Tic-tac, tic-tac'. 'Tic-tac, tic-tac'.

'Tic-tac, tic-tac'. / Jesús Marín (cadiz)

Tic-tac, tic-tac. El Concurso es una cuenta atrás. La clasificatoria ya casi se nos escapa de entre las manos y anoche vivimos una de esas sesiones que no se olvidan fácilmente. Porque también es una cuenta atrás para el adiós -esperemos que sólo un hasta luego- de un grande de la comparsa, que en prime-time anunció a golpe de copla que necesita tomarse un descanso. La declaración de intenciones de Tino Tovar marcó una función de nivel aceptable, con las comparsas como lo más destacado.

La noticia cayó como un jarro de agua fría en un público del Falla que hasta entonces estaba disfrutando de lo lindo de 'Tic-tac, tic-tac'. La comparsa de Tino Tovar protagonizó una espectacular puesta de largo con una propuesta redonda, de altura en letra, música e interpretación. Sonó como un reloj (había que decirlo) el grupo que defendió a muerte las coplas de un Tino más íntimo, con esa sensibilidad que le caracteriza rezumando en pasodobles y sobre todo en un popurrí magnífico. Si realmente este va a ser su último Carnaval antes de un descanso, tiene mimbres para marcharse por la puerta grande.

Antes, inauguró el duelo de comparsas la de Juan Fernández, de vuelta al Concurso tras un año sabático. Con un grupo muy renovado y un tipo inspirado en el fondo de la Caleta, 'Dios salve a la reina' destacó en el apartado musical a falta de letras más competitivas. Por su parte, la comparsa 'Juan sin miedo' defendió su condición de heredera del mítico grupo de Los Majaras, como quedó claro en un sentido pasodoble en el que los hijos de Antonio Rico Segura se comprometen a que la esencia majara siga presente en el Falla incluso cuando él -que nos dure muchos años- ya no esté. Correcto repertorio defendido con potencia, a veces demasiada.

El resto de modalidades no brillaron especialmente en una noche marcada por las comparsas. Se agradeció el paso por las tablas de la chirigota 'Campeones por cojones', con una buena idea -de suicidas dispuestos a inmolarse- y un repertorio fresco. Buena defensa del humor sin límites en el Carnaval, que además llevaron a la práctica en su simpática actuación. No lucieron en cambio la chirigota de Aracena 'La generación del flequillo palante, no levantamos cabeza', que ni una sonrisa nos sacó con un repertorio muy inocentón, ni la gaditana 'Lo mío es mío y lo tuyo es tuyo, pero lo mío es mejón (Los envidiosos)', con un humor demasiado grueso. No estuvo mal el primer cuplé, eso sí. Tampoco estaba el Falla, deprimido tras la declaración de Tino, para su ritmo frenético. 

No pudimos disfrutar del todo, al principio de la noche, del repertorio del coro 'La esquinita' por los continuos problemas de conjunto y vocalización. De su pase nos quedamos con el corte añejo y sencillo de sus tangos.

Fichas y vídeos de la sesión

CORO La esquinita

COMPARSA Dios salve a la reina

CHIRIGOTA La generación del flequillo ‘palante’ no levantamos cabeza

COMPARSA Juan sin miedo

CHIRIGOTA Campeones por cojones

COMPARSA Tic-tac, tic-tac

CHIRIGOTA Lo mío es mío y lo tuyo es tuyo, pero lo mío es mejón (Los envidiosos)

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios