Téllez aboga por facilitar la labor del jurado en el reglamento

  • El presidente considera “justa” la decisión tomada en función de la normativa, aunque reconoce el problema de las puntuaciones en la fase preliminar

El presidente del jurado, junto al secretario y varios miembros de su equipo en el Salón Isabelino del Ayuntamiento. El presidente del jurado, junto al secretario y varios miembros de su equipo en el Salón Isabelino del Ayuntamiento.

El presidente del jurado, junto al secretario y varios miembros de su equipo en el Salón Isabelino del Ayuntamiento. / Lourdes de Vicente

Comentarios 9

El fallo del jurado siempre es cuestionado y cuestionable, sobre todo porque se guía por el gusto de cinco personas que han escuchado a todas la agrupaciones que han pasado por las tablas del Gran Teatro Falla. Ante una complicada labor, el presidente del jurado del COAC 2017, Juan José Téllez, ha querido esta mañana explicar a los medios de comunicación la decisión tomada para otorgar cada uno de los premios. Pero más que una justificación, Téllez lo que ha hecho es poner el dedo en la llaga sobre algunos de los problemas que se ha encontrado en el reglamento y en el transcurso del certamen de coplas en el desarrollo de su labor para que sea tenida en cuenta, junto a la opinión de anteriores jurados, en una futura reforma del reglamento.

El periodista, que felicitó a los vencedores y pidió disculpas a aquellos que no están de acuerdo con la decisión definitiva, aseguró estar “satisfecho” con el resultado final, por lo que afirmó que es “justo” en función de las herramientas y del reglamento del que disponían, aunque también puntualizó que el reparto es “subjetivo”, ya que depende de los gustos de los vocales del jurado.

Sin nombrar a ninguna agrupación determinada, Téllez sí señaló que se han encontrado “con cierta impotencia a la hora de valorar mejor a agrupaciones que en preliminares no habíamos valorado correctamente porque en la fase preliminar se va a ciegas”. Por ello, abogó por que en futuros concursos se pueda tener una visión global de esta fase sin estar “sometidos a la entrega diaria de puntuaciones” o, al menos, poder repescar grupos para corregir los fallos en las puntuaciones. Incluso, también apuntó la posibilidad de directamente dar apto o no apto a las agrupaciones para clasificarlas a la fase de cuartos, aunque también indicó el riesgo que existe de la reserva de las mejores coplas de las agrupaciones con mayor nombre.

Otro aspecto en el que entró es en cómo se deben dar los premios. Por un lado, Téllez apuntó que en la actualidad se premia “la regularidad y no la brillantez”, lo que puede dar una sensación de frustración ante repertorios muy lúcidos en la final que, sin embargo, no se llevan el primer premio. Por ello, entiende que una solución es que “en la final se parta de cero”, lo que permitiría que agrupaciones que no hayan destacado en la primera fase “pero que hayan crecido puedan ser el primer premio”.

Asimismo, otra idea que aportó Téllez en la rueda de prensa es la posibilidad de crear un premio del público, que “aunque tiene su riesgo”, serviría para que las personas que acuden diariamente al Gran Teatro Falla votaran a la agrupación que más les gusta.

Una de las polémicas del COAC ha sido la sanción por la utilización de un cencerro a la chirigota ‘Pa religión, la mía’, de los Molina e Iván Romero. Ante este problema, el presidente del jurado solicitó que el sistema de penalizaciones debe ser “mas racional y más equilibrado”. Además, centrado en el tema de los instrumentos musicales, Téllez cree que se debería ofrecer una “guía a las agrupaciones de lo que pueden usar o no pueden usar”.

En cuanto al sistema de puntuación, la intervención del presidente y de los miembros del jurado no dejó una conclusión clara, ya que, por un lado, Téllez aseveró su eliminación “facilitaría la labor del jurado”, pero, por el otro, afirmó que “alentaría la paranoia” de los participantes. Asimismo, sobre los puntos indicó que “lastran”, pero que al final “dan un argumento mínimamente objetivo para intentar consolidar el porqué de un voto”. De hecho, añadió que ha echado en falta la posibilidad de dividir la puntuación de cada composición en letra, música y afinación, lo que “complicaría al jurado”, pero “sería más justo”.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios