La evolución de los grupos hispalenses

Sevilla pide paso

  • La aceptación de chirigotas como 'No te vayas todavía' y 'Esta chirigota, cae bien', un sinónimo del buen momento hispalense en el Concurso

Comentarios 0

No lo pueden evitar, se les pone la piel de gallina y el corazón les retumba en sus adentros, cual si fueran gaditanos curtidos entre cañas de pescar, al entrar por los puentes. Son carnavaleros de transistor, de noches en reunión cantando las coplas más añejas, pero con la cadencia del Guadalquivir de compañera y con una de sus musas, Cádiz, a 120 kilómetros de distancia. Y es que hace años que Sevilla es parte de pleno derecho del Carnaval de Cádiz. No obstante, nunca lo hizo con la contundencia de este año, con hasta 27 agrupaciones en el COAC. Ahora que las preliminares echaron el cierre es momento para reflexionar sobre el progreso del concurso, y entre los aspectos positivos del mismo se halla el buen nivel más allá de Puerta Tierra.

Una de las gratas sorpresas de esta primera parte ha sido la chirigota de Antonio Álvarez Bizcocho, 'No te vayas todavía', de San José de la Rinconada. Esta agrupación, que lleva años presentándose al Falla, no era de las sevillanas más conocidas y este año se han colado en los cuartos merecidamente. Y es que reírse de la muerte, le ha dado vida en el Falla a este autor sevillano. "Nunca me había pasado esto de tener tanto reconocimiento. Lo de este año ha sido brutal", confiesa. En su forma de entender el carnaval, hay una idea teatral, sencilla, sin exceso de decoración donde la consigna es hacer reír con poco. "Al final del popurrí se explica bien el sentido de toda la obra, que es usar cosas que dan 'yuyu' para hacer ver que se puede tratar esto de otra forma. Hemos dejado patente que se puede hablar de cualquier cosa sin estrés", explica Bizcocho a Diario del Carnaval.

El mayor grado de satisfacción les llega justo cuando el fin no era otro que hacer un grupo de amigos "sin presiones" y con el único imperativo de disfrutar. Sus anhelos pasan por seguir concursando, pero lo que es seguro es que su agrupación estará en las calles de Cádiz por pura necesidad. "Cádiz es para mí como si fuese Sevilla. Cosas verdaderas y duraderas para toda la vida hay pocas, y el Carnaval y Cádiz serán para toda mi vida", transmite con emoción el autor.

Y desde el barrio de El Tardón, en Triana, vienen los simpáticos personajes que este 2017 caracterizan con mucho arte a Juan Carlos I. 'Esta chirigota, cae bien' es de las que cada vez concursan con más nivel y suelen dar en el clavo con el tipo. Cabe recordar que ya lograron las carcajadas del Falla en 2012 con 'No me ralles', cuando se disfrazaron de Transformers. Esta chirigota con tintes burlescos retrata a uno de los Borbones más polémicos y su alcance fuera de Andalucía está siendo notorio. "La difusión este año está siendo diferente. La verdad que cuando salió lo de Bárbara Rey nos vino genial ya que se volvió a poner el personaje de actualidad", puntualiza Pablo de la Prida, coautor, quien resalta sobre el estilo canallesco de sus pasodobles. "No nos consideramos poetas y nos parecía duro escribir un tema que no sentíamos de verdad. Nos sentimos más cómodos haciendo reír", aclara este letrista. De la Prida lleva desde los 14 años en una agrupación, "no sé decir cómo es no hacerlo", añade.

Sobre el estado de las cosas en el febrero sevillano, reconoce el auge del Carnaval en Sevilla. Una forma de medirlo para él es que todos los carnavaleros implicados en el concurso gaditano de la capital hispalense ya no se conocen entre sí., algo que antes sí ocurría, resalta. Bajo su punto de vista, el récord de grupos sevillanos en 2017 se debe al levantamiento de la norma que obligaba a los grupos a concursar exclusivamente en el certamen gaditano.

Siguiendo la ruta del buen hacer, también a tener en cuenta ha sido 'Manolo el del bombo' o la que se conoce en Sevilla como 'La chirigota de los niños', que aunque se ha quedado fuera de cuartos, presentó un repertorio de calidad. En esta ocasión, tal como desarrolla Carlos Acal Carmona Pacoli, uno de los coautores, el tipo se basa en un hombre en una situación peculiar dentro de un paritorio. "Desde 'Paco baja aunque sea a la sabana' los tipos los desarrollamos de esa manera, desarrollamos a hombres en situaciones y queremos que todo el mundo se vea reflejado. No buscamos personajes, sino situaciones", detalla Pacoli. Entre sus mejores recuerdos se encuentra 'Dando la talla', que para él supuso algo especial por el calor del teatro y de la calle. Según su entender, en el Falla hay una especie de hechizo: "la magia es incontrolable, hay algo que se desprende en el Teatro, lo he vivido varios años y hagas lo que hagas se pone todo de cara". De lo que más habla este chirigotero es de evolución. Una prueba de ello, para él, es que gente de Cádiz y de Sevilla se entremezclan en agrupaciones. "La evolución siempre es buena. Esto permite que haya ideas frescas, otros compases. Todo esto es positivo. A la evolución se negarían en su día hasta con Paco Alba", concluye.

Por otro lado, la voz de la experiencia es cosa de José Antonio Alvarado si hablamos de grupos venidos de la capital andaluza, pues éste puede considerarse el adalid de los chirigoteros sevillanos. Cabe recordar que Alvarado llegó a Cádiz cuando no había 'boom' carnavalero en ningún rincón hispalense y cuando se hacía raro ver una chirigota foránea en el Falla. Y no sólo irrumpió con valentía y gusto, sino que también se coló en la final del Falla por dos veces e hizo historia con 'Esto es pa' verlo' en 2006 y con 'Los niños cantores de Viena' en 2011, donde escribió junto con Juan Carlos Vergara. En esta edición participa en uno de esos ejemplos de sinergia Cádiz-Sevilla, ya que, junto con Vergara, escribe 'Los malos de Apendicity', compuesta por antiguos componentes del Love y con la presencia del Popo. Aparte, concursa con su comparsa masculina 'No me toques las bolas', que ha logrado pasar a cuartos, y la mixta 'La pandilla del 93', que no ha conseguido el pase de ronda. "La mezcla esa de Sevilla-Cádiz es algo natural, porque tienen muchas cosas en común. Tenemos idiosincrasia parecida y era cuestión d tiempo que por la afición tan enorme que hay en Sevilla se viera esto. Nosotros fuimos los primeros que abrimos la puerta de estos nuevos autores y eso nos ha llevado a que cuenten con nosotros gente de la talla del Love", reconoce Alvarado. Para este reconocido y esperado letrista sevillano, "el público está muy permisivo, propenso a reírse, porque quiere reírse contigo, pero va en detrimento del nivel".

Además, Alvarado da un toque de atención sobre la influencia de las redes sociales en el devenir de las actuaciones. "Que alguien con una cuenta anónima influya en una persona adulta me parece absurdo, por no decir inmaduro. Lo que me diga una cuenta anónima me importa poco. Entiendo que las redes son necesarias para muchas cosas, pero el Carnaval es algo más libre. No debería estar tan influenciado por las redes sociales", sentencia.

En definitiva, las agrupaciones de Sevilla continúan extendiendo un estilo de cantar puramente gaditano, inmortalizando así un canto de 'sagrada' unión más allá de Cádiz. Ahora el rumor lejano de los bombos y las luces sin dormir en las noches invernales de Triana o Nervión pertenecen al Carnaval. Ese mismo que ya no tiene límites fronterizos. Larga vida.

más noticias de DIARIO DEL CARNAVAL Ir a la sección Diario del Carnaval »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios