si caminito del FALLA

Migueles regresa hecho un diablo

  • Los Niños vuelven tras un año sin salir con un tipo de Mefistófeles "muy humano, porque no creo en Satanás", dice el autor

  • A Nandi no le convence la preselección sin puntos

Migueles regresa hecho un diablo Migueles regresa hecho un diablo

Migueles regresa hecho un diablo

Nandi Migueles no tiene cara de diablo. Posiblemente ni la peluca, ni los cuernos mefistofélicos, ni la perilla que lucen los componentes de su coro podrían camuflar su bondad, la tranquilidad que inspira un hombre bueno, un buen autor. Por eso ayer, tras el palo más doloroso, ese que da la vida cuando menos te lo esperas y que le impidió estar con su coro en el Concurso de 2017, reconocía mientras sus coristas se preparaban para la actuación que él no echa de menos salir a escena. "Salgo para la calle, pero para el Concurso no. Es demasiado cansado ya para mí".

Nandi confesaba que guardó la idea del pasado Carnaval, "pero poco más, para no mentirte, la primera cuarteta del popurrí, el resto del repertorio es todo nuevo. A mí no me gusta hacer las cosas con tanto tiempo".

Al preguntarle por qué había elegido este tipo satánico afirmó que "pues porque creo que en nuestro Carnaval han salido muchos diablos pero todos rojos, con tridentes, con grandes cuernos, no así, no con una apariencia tan humana. Yo no creo que el diablo exista, pero sí creo que hay personas que son auténticos diablos. Eso es lo que yo he querido representar y lo que explico en el popurrí sobre todo".

'El diablo se viste de coro', que así se llaman Los Niños este año, mantiene algunas de las caras conocidas de toda la vida, gente que lleva con Nandi desde casi sus inicios, aunque también ha entrado "mucha gente nueva", dice el autor. "Este año somos 60, así que iremos cambiando a la gente durante el Concurso. A mí personalmente eso de que los componentes puedan interpretar diferentes piezas en una misma actuación no me gusta. Yo prefiriría que cada uno actuara un día, lo otro no lo veo mucho".

La larga sesión de maquillaje, a cargo de Sara Romero y su equipo, que también se han encargado de la confección de las largas pelucas, tuvo lugar en el centro de día para pensionistas de la calle La Rosa, hasta donde se desplazaron amigos y familiares de los coristas, creando un ambiente cercano y entusiasta antes del esperado debut. El atrezzo del coro ha sido realizado por Juan Lázaro, y servirá a Migueles y su gente para pelear con otras agrupaciones en una batalla que considera "similar a la de otros concursos. El nivel es parecido al que vi el pasado año". Eso sí, advirtió que la preselección sin puntos no le convence "porque pocos son los que tiran buenas letras sabiendo que no van a puntuar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios