Segunda semifinal

Mercancía de calidad

  • Las comparsas, con Aragón por delante, Vera Luque y Pastrana mandan en una gran función

'Los mafiosos'. 'Los mafiosos'.

'Los mafiosos'. / Jesús Marín (cadiz)

Comentarios 7

Qué noche la de este martes. La mercancía en forma de coplas fue de primerísima calidad y el público respondió con entusiasmo, en un avance de lo que será la cita del próximo viernes. Juan Carlos Aragón, Pastrana, Vera Luque y 'El trío' mandaron en sus respectivas modalidades en una función marcada por el apasionante duelo de comparsas, en el que ninguna se descolgó. 

Comencemos por las comparsas. Tres claras candidatas no sólo a volver el viernes, sino a llevarse el triunfo en la última función del Concurso. Presentó primero sus credenciales 'El perro andalú' de Martínez Ares, que nos tocó la fibra con un primer pasodoble todo sensibilidad para el cáncer infantil. Drama, sí, pero con un remate vitalista y esperanzador. Cambio de tono en el segundo, muy crítico, para los 40 años de gobierno socialista en Andalucía. Pincharon los cuplés, con más ingenio que golpe. Presentación y popurrí son una maravilla, profundos de contenido y enormes en letra y música.

En el ecuador de la velada se mostraron certeros 'Los mafiosos' de Juan Carlos Aragón, enormes en letras. Precioso primer pasodoble para las madres, tratado con exquisita sensibilidad. El segundo, desarrollado con maestría, para el rey Felipe VI, "cómplice de un tirano" y que debería someter su cargo a la voluntad del pueblo. Y el gran golpe vino en los cuplés, el gran tendón de Aquiles de la modalidad, con una tanda que puede estar a la altura de la mejor que se haya oído en chirigotas. Con estas credenciales, más su calidad musical y vocal, difícil pensar en no verles el viernes peleando por el primer premio.

Cerró el trío de comparsas la de Tino Tovar, ya pasadas las dos de la madrugada. 'Tic-tac, tic-tac' convirtió su pase en un momento mágico, todo emoción y sensibilidad, especialmente en un segundo pasodoble que el autor dedicó a su padre, que recientemente sufrió la pérdida de su gran amor y compañera. Difícil deshacerse del nudo en la garganta. Antes, recordó que "para ver la grandeza del Carnaval" no hace falta ir al Liceo, sino que está en Cádiz, en cada esquina y en cada batea. El ya clásico bajón en los cuplés lo olvidamos gracias a un mágico popurrí. Con la última cuarteta, en la que el autor expresa su intención de descansar, volvió a atragantarnos el nudo. Nos da demasiado para dejarle marchar así como así... Ojalá pudiéramos parar el tiempo.

En chirigotas el Vera confirmó su trayectoria ascendente en el Concurso con una enorme tanda de pasodobles y buenos cuplés. Está claro que el autor tiene tomada la medida al Concurso y entendió como nadie el cambio de formato de este año, pues la chirigota parece otra respecto a la que vimos en las clasificatorias. Su primer pasodoble fue para el caso de la Manada, denunciando que aún quedan muchos como ellos en la calle y "aquí no vale la indeferencia, o eres manada o eres resistencia". El segundo, en tono irónico, para los que les han acusado de racistas por su tipo de este año. Por desgracia sigue habiendo racistas en la sociedad "y no lo es una chririgota. Yo no soy tu enemigo, así que cuenta conmigo tal y como me ves vestido y hagamos todos unidos un mundo mejor". Más claro, agua. También despuntaron los cuplés, especialidad de la casa, para las series que ven y el empresario cordobés que puso de flojos a los gaditanos. Se destacan. Cumplió, por su parte, la chirigota del Taca y David Amaya, con letras para la Manada y de piropo a Cádiz a partir de su tipo y cuplés para una feligresa muy escotada y para el jurado. Digno pase, pero sería un milagro verles de nuevo el viernes.

Choque de trenes en la modalidad de coros. Golpeó primero y con fuerza el de Faly Pastrana, que añadió grandes letras a un repertorio imperial en letra, música e interpretación. Brillaron sus tangos, el primero para los independentistas que "cortaron cabezas" como la de Serrat y no admiten que se haga figuradamente en nuestro Carnaval y el segundo para los carnavaleros que llevan la fiesta más allá de nuestras fronteras, para que nunca olviden que es sólo en el Falla "donde nace este privilegio" que otros "sólo pueden imitar". Potentísimo. Pasada ya madrugada le tocó responder al coro de Julio Pardo y Antonio Rivas, que dedicó sus tangos a los que, a causa de la precariedad de sus hijos, se están perdiendo la experiencia de ser abuelos y para aconsejar a los coristas de la cantera, presentes en las tablas. En la media los cuplés, para la reunión del grupo de 'Los piratas' 20 años después y para la pista de hielo de San Antonio. La modalidad de chirigota fue esta vez la protagonista del popurrí para cerrar un repertorio que no suena tan compacto como otros años. Parece que pierden algo de fuelle.

En cuartetos tuvimos un duelo con claro vencedor. 'El trío' sigue a buen ritmo, sacando todo el partido a su genial idea. En su parodia continuaron preparando su repertorio para venir al Concurso, planteándose el pelotazo que sería cantarle a Andreíta o venir de gitanos o de negros, que seguro que no se le ocurre a nadie. Buenos cuplés, su mejor tanda del certamen, y regreso al Iguana style en el tema libre con la gogó del Corralón. Les funciona para volver loco al público, aunque la actuación decaiga a nivel de repertorio. Cerró la jornada el cuarteto de Aguilera y Piulestán, lastrado por la hora -cerca de las tres de la madrugada- y que se mantuvo en la línea de sus anteriores pases. Una procesión con motivo de las fiestas del pueblo centró parodia y tema libre, de los cuplés destacó el segundo para Martínez Ares. Las interpretaciones tiraron del carro una vez más. 

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios