La fiesta en la calle

Un Lunes atípico

  • Miles de personas, más de lo habitual en un Lunes de Coros por el puente del Día de Andalucía, invaden las calles del centro en busca de buenas coplas

El coro 'Arría la carná', en el Mercado Central. El coro 'Arría la carná', en el Mercado Central.

El coro 'Arría la carná', en el Mercado Central. / Julio González

Nueva oportunidad para disfrutar de todo lo que la calle puede ofrecer. Las bateas, los callejones, los tablaos. La porfía de tangos, los cuplés satirones, el pasodoble potente que no nos cansamos de oír… de todo tuvo este Lunes de Carnaval, de nuevo con muchísima gente por las calles del centro, más de lo habitual, aprovechando la jornada festiva en la capital y el puente con motivo del Día de Andalucía.

Un día más, los coros reclamaron su cuota de protagonismo y desde sus bateas ofrecieron un gran espectáculo a la marea humana que se agolpaba bajo sus escenarios portátiles. Como en la jornada previa, las agrupaciones se dividieron en tres itinerarios. Uno de ellos comenzó en la calle Londres y continuó dando la vuelta al Mercado Central. Otro salió de la plaza del Cristo de la Vera-Cruz para seguir por Isabel la Católica, Antonio López, vuelta a la plaza de Mina, Callejón del Tinte y plaza de San Francisco. El tercero partió de la plaza del Mentidero para continuar por la calle Hércules y acabar en la plaza Fragela. El coro 'El batallón Fletilla' hizo, como acostumbra, un recorrido propio partiendo Plaza del Cañón, Rosario, Plaza Mendizabal, Sánchez Barcaitequi, San Francisco, Nueva, Plaza de San Juan de Dios, Pelota, Plaza de la Catedral, Arco de la Rosa y Plaza San Martín.

Pero en un Lunes de Coros hay más, mucho más. Hay cuartetos, como el de Gago, que ofrecía su repertorio en la calle Rosario; chirigotas, repartidas entre tablaos y calle; y comparsas, también en tablaos o buscando su sitio en cualquier esquina. Como 'La eternidad', que comenzó la jornada en la escalera de Medicina junto al Gran Teatro Falla, o 'Los depredadores', que vieron caer la noche en la escalera de Correos. Romanceros, como el de Álvaro Ballén, 'Cuando tu Brad yo vengo de Pitt', en el entorno del Café de Levante, en la calle Rosario. Y por supuesto callejeras, como la genial chirigota del Perchero, este año consejeros del emperador chino, que buscaban rinconcitos tranquilos -no era tarea fácil- en la zona de Rosario Cepeda, 'Los cara-anchoa' de Manolo Morera en Palillero o la que fuera 'Los Balconetti', en Argantonio. 

Un día intenso, agotador y magnífico para disfrutar de las coplas. Será por opciones. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios