Sexta función clasificatoria

Coplas con duende para esquivar los babuchazos

  • Las chirigotas del Canijo y el Selu, la comparsa de Kike Remolino y el coro de Procopio sobresalen antes de conocer el fallo del jurado

La chirigota del Canijo, '¡Qué caló!'. La chirigota del Canijo, '¡Qué caló!'.

La chirigota del Canijo, '¡Qué caló!'. / Jesús Marín (cadiz)

Último día de lucimiento para la 'clase media' en el Falla. A partir del lunes todos serán grupos top en busca de los premios. Pero antes de conocer un nuevo fallo del jurado y su correspondiente reparto de babuchazos disfrutamos de una sesión bastante entretenida con las chirigotas del Canijo y del Selu, la comparsa de Kike Remolino y el coro de Antonio Procopio como grandes triunfadores. 

El coro 'Las mil y una historias' confirmó por segundo año consecutivo que no está en cuartos por casualidad. Buen conjunto de voces, buenas letras y música e incluso algunos cambios en su popurrí, justificados por la historia que desarrollan. A continuación, la comparsa de Iván Romero y Nono Galán agradó con su particular estilo y sus buenas letras, dedicadas a las absurdas rencillas entre Sevilla y Cádiz que algunos se empeñan en mantener y para el hospital Puerta del Mar, que sobrevive en su cuarenta aniversario asfixiado por los recortes del Gobierno andaluz.

Los platos fuertes de la noche comenzaron a desfilar por las tablas, empezando por el 'Grupo de guasa'. Doble sentido, ironía, crítica... todo lo que se le puede pedir a una chirigota lo tiene la del Selu, no tan de carcajada como otros años pero con un fondo y un ingenio sencillmente espectacular. Sus pasodobles fueron para el espionaje de Estado, con remate crítico para la Gürtel, y el segundo para la libertad de prensa. Mantuvieron el tipo los cuplés, para los políticos encerrados en Soto del Real y para Terelu Campos. El popurrí es una genialidad.

Desde que suben cortinas nos invade la sensación de que la comparsa de Kike Remolino está destinada a lograr algo grande en este Concurso. La puesta en escena es una pista que la presentación, un cañonazo, nos confirma. Con sus letras, además, se demarcaron con una original apuesta por temas de contenido social. El primer pasodoble fue para la historia de dos mujeres, dos vecinas, una agobiada por la briega con sus niños y la otra abandonada por los suyos. A más el segundo, en defensa de la libertad de las mujeres de dar el pecho en público. Siguen por encima de la media de la modalidad los cuplés, para Juego de Tronos y para el Cádiz CF.

Y antes de la escapadita al ambigú quedamos prendados de la chirigota del Canijo, que ofreció un gran pase en cuanto a letras. Buen primer pasodoble, para los hijos que con tanto móvil no aprovechan el tiempo con sus padres -y que no durará siempre- y todavía mejor el segundo, para el Teatro Pemán. Muy buenos también los cuplés, para Julián Muñoz y un camarero que les tira los trastos, bien hilados y rematados. El popurrí plagado de golpes y su esfuerzo en la interpretación redondean un repertorio de altura.

Tras el descanso, el coro de Antonio Procopio, Tino Tovar y Miguel Ángel García Argüez demostró que viene a por todas en este Concurso manteniendo el gran nivel exhibido en clasificatorias. Pura poesía el primer tango, utilizando el recurso literiario de la anadiplosis para dedicar un bello piropo a Cádiz. La pluma afilada del Chapa surgió en el segundo, para la España "rancia" que no les representa y con el tema de Cataluña como telón de fondo. Con unos cuplés simpáticos completaron un repertorio que brilla con fuerza en presentación y popurrí por su gran contenido.

La cuenta atrás hasta el fallo continuó con la comparsa 'Los zincalé', que dedicó sus pasodobles a la crítica a los recortes en la investigación y cura de las llamadas enfermedades raras y al 'No es No', una expresión muy sencilla y rotunda que muchos, por desgracia, aún siguen sin entender. Seguimos con la chirigota 'Los pinchapelotas', que pese al cansancio nos contagió con su compás. El pasodoble al proyecto del Museo del Carnaval, con un mecido espectacular, fue la pieza más brillante de su repertorio. Y cerramos la noche y la fase con la comparsa de Pepito Martínez y Cardoso 'Los incontrolables', a más respecto a su primer pase. Buenos pasodobles, sobre todo el segundo a las donaciones de corazón.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios