cádiz c.f.

"La única solución sigue siendo una Liga de 23 clubes"

  • Eduardo de la Iglesia, miembro del Comité Andaluz de Disciplina Deportiva, cree que el Cádiz lleva razón en la parte literal, pero ve correcta la interpretación de Competición

Comentarios 66

El Cádiz espera tener finiquitado el recurso que va a presentar al Comité de Apelación en los primeros días de esta semana. En ello llevan trabajando sus juristas todo el fin de semana y también Juan de Dios Crespo, el abogado experto en derecho deportivo que va a colaborar con el club tras conocerse la desestimación de Competición. Los rectores amarillos siguen convencidos de que la razón les asiste y son muy optimistas, aunque se reservan un punto de cautela tras comprobar lo que ha sucedido con el organismo que preside Alfredo Flórez.

Han sido muchos los testimonios de ilustres juristas que se han alineado del lado del club amarillo en esta cruzada, pero llamó la atención sobremanera el artículo publicado el viernes por el letrado Eduardo de la Iglesia Prados, Profesor de Derecho Civil de la Universidad de Sevilla, experto en derecho deportivo, ex miembro del Comité de Competición de la Federación Andaluza y miembro en la actualidad del Comité Andaluz de Disciplina Deportiva, en un periódico cordobés. De la Iglesia daba la razón al club cadista en su solicitud, aunque entendía que el Córdoba y el Hércules podían ver atendidas sus alegaciones por otra interpretación de la norma.

Tras conocerse que Competición ha dado el visto bueno a la postura que defiende el club alicantino, este letrado no cambia de opinión y piensa, con conocimiento de causa, que la mejor solución para todas las partes implicadas directa o indirectamente, es alcanzar un acuerdo para que sean 23 los equipos que militen la próxima temporada en Segunda División A. Por su experiencia en casos similares, tiene claro que el normal discurrir de las competiciones de Segunda A y de Segunda B puede verse afectado .

¿Qué opina del fallo del Comité de Competición? "Se ha impuesto el criterio de que con el segundo periodo de inscripción se convalida la inscripción del jugador del Hércules. Es una interpretación de la misma norma. El Cádiz busca intención en la letra y es cierto que el jugador está inscrito fuera de plazo, pero también se pueden interpretar otros criterios. En vez del literal, uno más funcional, más práctico. Competición dice que no es lógico tener que dar de baja a un futbolista para darle nuevamente de alta en el mercado de enero. En definitiva, es un choque de estas dos posturas", resume el abogado.

De la Iglesia recuerda que "no hay una verdad absoluta en este caso. Es indiscutible que el jugador del Hércules no está inscrito dentro de los plazos para poder jugar en el primer equipo, pero también hay que pensar en qué persigue la norma, cuál es el fondo que se busca. En mi opinión, decir que el segundo plazo convalida la inscripción del futbolista no es una aberración jurídica. Entiendo que es una interpretación diferente, basada más en lo deportivo y en lo funcional que en lo literal. No parece operativo tener que dar de baja a un jugador, para darle de alta cuatro meses después, aunque también es cierto que la literalidad respalda la versión que defiende el Cádiz".

O sea, que todo depende del criterio que sigan a partir de ahora los comités que van a retomar el caso. El profesor de la Universidad de Sevilla no se atreve a vaticinar lo que puede pasar con Apelación ni tampoco con el CEDD, pero insiste en que lo idóneo es encontrar una salida alternativa. "Los comités que van a seguir juzgando el caso pueden optar por un criterio o por otro y eso es un gran riesgo, ya que puede darse el caso de que Apelación estime ahora el recurso del Cádiz y que, posteriormente, el Comité Español de Disciplina Deportiva haga lo propio con el del Hércules y el Córdoba. ¿Qué pasaría en ese caso? Habría sucedido que dos equipos habrían estado varias semanas pasando de Segunda A a Segunda B y viceversa, con la posibilidad de que posteriormente acudan a la justicia ordinaria y que se paralice de forma cautelar tanto la competición de Segunda A como la de Segunda B. La única solución que garantiza la normalidad es que sean 23 los equipos que disputen la próxima campaña la Liga de Segunda A. Si no es así, habrá una constante inestabilidad organizativa y de inseguridad para los clubes, que no podrán planificar la temporada como es debido. Los comités deben tener en cuenta que no es un problema del Cádiz y del Córdoba, sino de la Segunda A y de los cuatro grupos de Segunda B, porque todos pueden verse afectados por ello".

Se puede llegar a la conclusión, analizando el discurso de Eduardo de la Iglesia, de que sería injusto que no se estimara la reclamación del Cádiz porque la razón le asiste en el aspecto formal, por más que después se pueda aceptar alguna interpretación diferente de la misma norma. El letrado cree que no se puede hablar de "justicia o injusticia", sino de criterios diferentes a la hora de tratar el caso. "Esto es bastante más complejo que decir si es injusto o no. Normalmente pensamos que si el organismo falla en nuestra contra es porque no ha hecho bien su trabajo. Se trata simplemente de entender que puede haber más de una interpretación para la misma norma".

Así pues, el Cádiz tiene que ser contundente en su recurso para que Apelación no se plantee una lectura diferente a la suya. Es la opinión de un experto en la materia, pero tan sujeta a ser rebatida como cualquier otra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios