cádiz c.f.

Entre la sorpresa y el disgusto

  • Fleurquin lamenta que se dude sobre la unión del vestuario, asegura como capitán que "la relación entre los jugadores y el entrenador es inmejorable" y cree que al equipo le ha podido faltar tensión

Comentarios 2

No está siendo una semana sencilla para la plantilla cadista. Pocas veces ha hecho tanto daño un empate como en este caso porque ha suscitado todo tipo de críticas y de comentarios que atañen a lo futbolístico y a otros aspectos. El capitán del equipo amarillo, Andrés Fleurquin, no entiende el revuelo que se ha formado y, mucho menos, que se esté hablando incluso de crisis en el vestuario.

"Estoy un poco sorprendido y también bastante disgustado porque se están diciendo cosas que no son ciertas y que nada tienen que ver con el fútbol. Es muy respetable que digan que jugamos mal o lo que quieran decir en el plano deportivo, pero no tiene sentido que se inventen que hubo peleas al final del partido en Salamanca o que nos llevamos mal con el entrenador", comenta el uruguayo.

Para el medio centro, "sería ofensivo si algún jugador del equipo hubiera entrado riéndose en el vestuario después de un partido en el que nos empatan en el último minuto. No creo que sea noticia que el equipo estuviera afectado por el empate final. La noticia sería si nos diera igual. Lo que tengo claro es que si el partido hubiera terminado con 0-1 no estaríamos hablando de nada de esto, todos nos llevaríamos estupendamente y el vestuario sería una piña. Los que tenemos experiencia en cosas así sabemos que debemos estar tranquilos y no prestar atención a estas cosas. Como capitán, aseguro que la relación entre los jugadores y con el entrenador es inmejorable. Ahora que digan lo que quieran".

No es la primera vez que aparecen rumores similares sobre supuestas tormentas en el vestuario. Al uruguayo le suenan de épocas anteriores, siempre cuando es época de malos resultados: "Esto ya ocurrió con Oli como entrenador. Ya decían entonces que había varios bandos en el vestuario, que nos llevábamos mal entre nosotros, mal con el entrenador... Todo era mentira, por supuesto, pero las cosas se dicen y no pasa nada. Si la relación fuera como dicen, se notaría en los entrenamientos y en los partidos y no creo que sea así, pero que digan lo que quieran. Mal haríamos los jugadores y el entrenador si nos dedicáramos a desmentir estas cosas en lugar de preparar el partido contra el Alavés".

Hablando de fútbol, Fleurquin admite que el conjunto amarillo está cometiendo algunos errores que le están costando puntos y cree tener localizado uno muy concreto: "No creo que sea cierto que nos falte ambición porque la idea que tenemos en cada partido es la de sacar los tres puntos. Yo creo que más bien el fallo ha estado en cierta falta de tensión, más oficio para saber matar un partido cuando vas ganando un partido y quedan pocos minutos. Yo no creo que faltara ambición contra el Málaga o contra el Tenerife, pero sí es cierto que en Sevilla o en Salamanca tuvimos fallos de concentración que pagamos muy caros".

Comentaba Antonio Calderón en la entrevista concedida el lunes a este periódico que el equipo se ha desconcentrado por los cambios de entradas y salidas que se han producido en enero. Fleurquin no lo niega, pero dice que no es su caso: "Puede ser que algún compañero le afectara porque temiera que pudiera salir o porque pensara que un fichaje podía afectarle, pero yo no he tenido problemas con eso".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios