Cádiz | alavés · LA PREVIA

Tres refrescos para acabar con la sequía

  • Calderón dará la titularidad a los últimos refuerzos para tratar de poner fin a la mala racha en el Carranza, donde no se gana desde el pasado 16 de diciembre

Comentarios 7

No hay grandes hitos, ni hitos pequeños, ni sublimes hechos o hechos triviales. Son los hombres los que se presentan como grandes o pequeños, como sublimes o triviales. Y a lo mejor, como recordó días atrás Antonio Calderón, importan más los futbolistas que el sistema, aunque éste se apoye en un trivote que pueda maniatar al hombre. Hoy, frente a un Alavés que tampoco tira cohetes, los amarillos tienen ante sí una oportunidad única de llevarse una palmadita en la espalda y de hacer ver a su inmortal afición que no se ha bajado la cabeza. Sería lo mejor que podría pasarle a un Cádiz que vive en la desidia. Se prometió un euro equipo y ahora nadie da un euro por este equipo.

Para tratar de levantar el ánimo, Antonio Calderón tirará de refrescos para intentar poner fin a la sequía de triunfos en el Ramón de Carranza, donde no se ganan los tres puntos desde la jornada 17, allá por mediados de diciembre, cuando se venció al Celta por tres goles a uno. Natalio, Kosowski y Bangoura están llamados hoy a poner la ilusión que parece haberse perdido en las gradas y deberán marcar las diferencias sobre el césped. Ya han debutado los tres, han dejado buenas sensaciones... y como se ficha para sumar a la plantilla y no por fichar, jugarán de inicio ante el conjunto de Yosu Uribe.

La mala racha que castiga a los amarillos en su feudo está ligada en parte a la mala suerte. Sólo ante el Hércules se perdieron puntos de forma justa, pero ante equipos como Málaga (0-1) y Tenerife (0-0) se hicieron méritos para haber logrado el triunfo, especialmente ante el conjunto de Oltra, maniatado en Carranza pese a no jugar con un trivote en el centro del campo.

Curiosamente, y quién lo iba a decir hace unos meses, una de las bajas en el equipo de Antonio Calderón será Ramón de Quintana, aquejado de una tendinitis. Su ausencia, y teniendo en cuenta que Abraham Paz acaba de salir de una lesión, producirá que regrese al equipo titular, junto al fijo y no renovado César Caneda, José Julián de la Cuesta. El colombiano, como todo el cadismo, está viviendo su particular temporada y apenas ha tenido minutos en lo que se lleva de Liga. Unas declaraciones le apartaron de los terrenos de juego y, ahora, por las necesidades, volverá a jugar de inicio. Mientras, en los laterales estarán de nuevo Cristian y Gonzalo Vicente. Raúl López siente los deseos del cadismo de verlo de nuevo en acción, pero aún no está al cien por cien para jugar como sólo juega él: con el corazón, con la cabeza y con más sentidos que el común de los mortales. Sus ausencias nunca han traído nada positivo al equipo.

Por delante de la zaga, Calderón parece que va a dar la confianza a una pareja que gusta a la afición y que da buenos resultados, la formada por Andrés Fleurquin y Diego Rivas. Y a partir de ahí se producirán las principales novedades. Gustavo López correrá de nuevo la banda izquierda, donde mejor se desenvuelve hasta que el cuerpo le aguante, y Kamil Kosowski sustituirá a Enrique en la banda derecha. Los estados de forma tanto del polaco como del argentino, y dependiendo de cómo se desarrolle el partido, pueden permitir que Enrique sea el revulsivo que siempre ha sido cuando no ha jugado de inicio.

Natalio y Bangoura serán los hombres más adelantados, donde deberá morir el juego del Cádiz... donde deberá nacer la alegría en el marcador.

Con semejante sinopsis, y tras el empate en Salamanca que tantas bocas ha abierto, el Cádiz querrá mostrarse ambicioso y sumar tres puntos que den tranquilidad. Hay que llegar cuanto antes a los 50, ya que tanto los de Calderón como los de Uribe, ambos candidatos en el arranque a luchar por subir a Primera División, se han visto golpeados por la realidad más dura. La de la desidia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios