fútbol primera andaluza

La referencia del trabajo con honestidad

  • El Bazán de Pecci es el único equipo andaluz que continúa invicto

Jesús Pecci dirige una sesión de entrenamiento de los aurinegros. Jesús Pecci dirige una sesión de entrenamiento de los aurinegros.

Jesús Pecci dirige una sesión de entrenamiento de los aurinegros. / J.A.

¿quién se lo iba a decir? Transcurridas 21 jornadas de competición, el Bazán de Jesús Pecci es el único equipo de Andalucía que todavía no conoce la derrota. Es más, el equipo bazanero comanda el grupo gaditano de Primera Andaluza con 49 puntos, merced a 14 victorias y siete empates. Los de La Isla comenzaron la temporada sin crear expectativas, sin más ambición que la de realizar una buena campaña y, hoy por hoy, se han convertido de lleno en los rivales a batir, en el espejo donde se miran el resto de equipos, en el líder absoluto.

Y eso a base de trabajo, pundonor, sacrificio y entrega de un equipo donde la austeridad es la nota predominante, donde no se cobra y donde la pasión por el fútbol es el lema que tiene adosado al amor por unos colores.

Uno de los principales culpables de este récord, que se asemeja al que está realizando el FC Barcelona en el máximo escalafón del fútbol nacional, es su entrenador, Jesús Pecci. Cuando nos acercamos por el entrenamiento del Bazán vimos que el equipo isleño comparte campo en el Municipal de Sacramento con equipos base que se entrenan a la vez. Por ello, solamente pueden trabajar en la mitad de un campo que cuenta con una casi nula visibilidad en cuanto a iluminación se refiere.

Jesús Pecci saca pecho, porque la situación se lo permite, de cómo está trabajando el equipo y las condiciones en que lo hace. El joven entrenador, en su segunda etapa en el equipo bazanero proveniente de un San Fernando CD donde fue técnico de un equipo B al que ascendió en dos ocasiones, ha tenido la oportunidad de emigrar del equipo aurinegro pero "mi compromiso aquí es grande, enorme. Y soy un hombre de palabra de los que le gusta llegar hasta el final y de estar a muerte con mi club", declara.

Mira a sus jugadores, que están entrenando y sentencia que "es un trabajo de ellos, que vienen a los entrenamientos y me transmiten una ilusión especial", señala para añadir que "hay que tener en cuenta que ninguno de los que estamos aquí cobra y que lo hacemos por la pasión que nos une a este deporte".

Y sabe que tiene una cruz que ellos mismos se han colgado. A final de temporada tendrán que jugar una fase de ascenso entre los cuatro primeros clasificados para poder ascender, pues "así se votó a principios de temporada por todos los clubes. Nosotros fuimos de los que votamos por hacer una liguilla entre los cuatro primeros, en principio porque no sabíamos lo que iba a pasar, y a lo hecho, pecho", manifiesta.

Pero lo más importante es que el equipo, a pesar de los problemas, "sigue para delante. En estas fechas los clubes se han reforzado con jugadores, pero nosotros no podemos ser compradores sino vendedores, y se han ido algunos jugadores importantes para nosotros, como es el caso de José Mari, pero los que llegan saben a donde vienen, donde están y lo que se encuentran, y creo que todos somos muy felices".

Son nada menos que 21 jornadas sin perder. Son la referencia del trabajo, de la honestidad, de las ganas y de ver en el fútbol un aliciente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios