"Lo primero es aguarle la fiesta al Córdoba"

  • Diego Rivas aboga por enlazar "dos triunfos" para no cerrar ninguna puerta

Villarriba y Villabajo era una serie que emitían en la Primera, pero el Cádiz la está protagonizando en la Segunda. Y es que los jugadores del conjunto de Antonio Calderón no quieren hablar ni de ascenso ni de descenso. Se vive en tierra de nadie, aún hay mucho camino por recorrer, y no hay quien se muestre más optimista o más pesimista que otro. Es lo que hay. Todo el mundo ve en el vestuario la misma botella: con el contenido por la mitad, ni más ni menos.

El triunfo ante el Alavés del pasado domingo en Carranza no ha hecho tirar cohetes a nadie, pero el objetivo del ascenso sí parece haber pasado al menos de utópico a complicado. Diego Rivas, pareja de hecho de Andrés Fleurquin sobre el terreno de juego, abogó ayer por no cerrar aún ninguna puerta y se mostró partidario, invitando a todo el cadismo a hacer lo mismo, de ir paso a paso y esperar a las últimas jornadas para ver si el objetivo más ambicioso puede bajar otro peldaño y pasar de complicado a posible. "Ahora no se mira hacia arriba, lo haremos cuando hayamos ganado tres partidos seguidos por lo menos. Yo no soy muy amante de mirar en estos momentos la clasificación. Lo mejor es ir partido a partido y, cuando falten siete u ocho jornadas para el final, ya veremos dónde estamos y qué objetivo podemos tener", explicaba ayer el dorsal número 19 del Cádiz.

El futbolista manchego insistía en ir paso a paso y no mirar a ningún lado, sólo al rival de la jornada: "Vamos a Córdoba con la idea de conseguir la segunda victoria consecutiva e ir cogiendo confianza para el último tramo liguero. La Real Sociedad, por ejemplo, viene de abajo remontando puestos, pero todavía quedan 17 partidos y no tiene nada en la mano. Parece que Numancia y Málaga, aunque está por ver, tienen dos plazas de ascenso atadas, y aún queda libre una tercera a la que aspiramos muchos equipos. Esto es muy largo y aún tenemos margen para llegar a la parte de arriba, pero tenemos que ir partido a partido y lo primero que hay que hacer es ahogarle la fiesta al Córdoba el próximo sábado".

Los rivales obligan a echar un vistazo al calendario de vez en cuando. Mirando lo que viene, el Cádiz se enfrenta en las próximas jornadas a conjuntos que viven en la parte baja de la tabla. El cadista analizaba ayer la situación: "Jugar con los de abajo puede ser beneficioso o perjudicial, según se mire. A nosotros se nos está dando mejor jugar con los de arriba, pero si queremos estar en los puestos de ascenso tenemos que jugar bien contra todos. Ahora nos toca visitar al Córdoba y tenemos los cinco sentidos en él, es un equipo que juega bien al fútbol y va a ser un partido complicado, sin duda. Tiene mucha calidad de medio campo hacia arriba y no va a ser un rival cómodo. Tenemos que contrarrestar sus mejores virtudes y aprovecharnos de sus defectos".

El medio centro amarillo no quiere echar la vista hacia atrás, sólo al frente, pero no olvida el empate en Salamanca. "Sobre los sistemas yo no soy el más indicado para hablar y si el míster dice que en Córdoba hay que volver a jugar con el sistema de Salamanca pues lo haremos. No creo que el sistema influyera en el resultado y que nos empataran por culpa de él, la cagamos los futbolistas. No está de menos recordar cómo nos empataron , pero hay que estar en el presente y no en el pasado", matizaba Rivas, que tuvo palabras para su pareja de hecho: "Fleurquin y yo nos entendemos en el campo y damos al equipo esa seguridad defensiva necesaria para que los de arriba estén más tranquilos para tener la pelota e intentar hacer sus jugadas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios