cádiz c.f.

"Me he precipitado por ayudar"

  • Diego Rivas, que recayó en Córdoba, admite que ha vuelto a jugar antes de lo recomendable, pero dice que no se arrepiente y que volvería a hacerlo "incluso sabiendo que iba a pasar lo que ha pasado"

No está atravesando una buena racha en el plano físico Diego Rivas. El medio centro se resintió el sábado en Córdoba de unas molestias que tenía en la zona de los isquiotibiales y tuvo que ser cambiado antes de que se cumpliera la media hora. En la rueda de prensa posterior al encuentro comentaba Antonio Calderón al respecto que habían hecho caso al jugador sobre su restablecimiento y que se había comprobado que no estaba tan bien como decía.

El futbolista admitía ayer a este periódico que, posiblemente, se ha precipitado en su reaparición, pero asegura que no se arrepiente. Se lesionó en la semana posterior al partido jugado contra el Sevilla B el 13 de enero y no reapareció hasta el 10 de febrero en Salamanca. Casi un mes fuera, pero que no ha dado el resultado ideal, puesto que su rendimiento en las tres últimas jornadas ha estado lejos del esperado, aunque quizá en este caso por la falta de ritmo.

El jugador tenía ayer "mucho dolor" y asegura que se teme lo peor. "Las sensaciones no son buenas, aunque hay que esperar que pasen 24 ó 48 horas antes de decir nada definitivo. Tengo la impresión de que me he hecho bastante daño, a ver ahora qué dicen las pruebas. Yo no soy optimista".

La pregunta que surge es: ¿estaba realmente recuperado como para jugar a pleno rendimiento? Rivas lo tiene claro. "Me notaba como siempre que he jugado. He jugado pocos partidos en mi vida sin alguna molestia, aunque sea mínima. Es algo normal entre los futbolistas. Me encontraba bien y las molestias que podía sentir no hacían pensar en que pasara lo que pasó. Quizá me he precipitado en volver por mis ganas de ayudar", afirma.

Contaba con el visto bueno de los médicos, que ya daban por superada su lesión, según los resultados de las pruebas a las que se sometió. "Al final la decisión la toma siempre el jugador", aclara al respecto. El centrocampista entona el mea culpa pero aclara que su intención sólo ha sido la de colaborar con el equipo, a pesar de que su vinculación con los amarillos finaliza, inicialmente, el próximo 30 de junio, fecha en la que debe regresar a la Real Sociedad, club al que pertenece.

"Nunca he sido de los jugadores que se dejan llevar. No es esa mi condición, a pesar de que ahora mismo estoy cedido en el Cádiz. Siempre quiero aportar al máximo, independientemente de lo que vaya a pasar después del 30 de junio. Estoy comprometido al máximo con el Cádiz y en mi mente únicamente está el deseo de jugar el máximo de partidos para colaborar en que el equipo termine lo más arriba posible. Por eso no me arrepiento de lo que ha pasado, ya que si me he precipitado en volver a jugar sólo ha sido pensando en el bien del equipo y no en el mío propio. Si tuviera que volver a hacerlo, sabiendo que iba a terminar lesionado, lo haría de nuevo. No tengo ninguna duda sobre ello".

Comentaba la pasada semana el presidente del club, Antonio Muñoz, que no estaba claro lo que podía suceder con Diego Rivas al término de la campaña. Inicialmente se marchará, pero no lo daba como seguro. El futbolista no tiene, a día de hoy, ninguna noticia al respecto: "No tengo ni idea de lo que puede pasar. Lo único que me planteo ahora es recuperarme lo antes posible y volver a jugar. Lo demás, ya se verá".

El sábado, después de retirarse del campo, siguió el partido de su equipo como un aficionado más y cree que el Cádiz mereció llevarse los tres puntos: "Las sensaciones que me dejó el partido fueron las mismas que tenía dentro del campo. Creo que éramos superiores a ellos, pero por fallos nos pusimos en desventaja. Este año estamos pagando muy caros nuestros errores".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios