"Quien pierda quedará tocado, pero no hundido"

  • Moisés cree que Cádiz y Nástic se pueden salvar llegando a los 49 puntos

Moisés García León es un ilustre del fútbol nacional. Desde los primeros años de los noventa lleva dando guerra siendo un delantero que destaca por su regularidad goleadora. Zaragoza, Osasuna, Leganés, Celta, Villarreal, Sevilla, Córdoba, Elche, Hércules, Poli Ejido y Nástic han sido sus equipos como profesional y desde enero lleva defendiendo la camiseta del club tarraconense, con el que ya ha marcado cuatro tantos en 860 minutos y es la referencia ofensiva del equipo de Ferrando, por los balones que gana por arriba y las opciones que da en las segundas jugadas.

La prensa de Tarragona considera que su fichaje en el mes de enero ha sido fundamental en el resurgir del equipo y el domingo será una de las amenazas para el Cádiz en un partido que es fundamental para ambos. "Queremos solucionar cuanto antes nuestra situación, estamos en una racha positiva y eso pasa por ganar en Cádiz. Estar en una buena racha no te garantiza nada, pero sí hace que afrontes los partidos con más confianza. Nosotros venimos de sufrir mucho, hemos estado en puestos de descenso durante muchas jornadas y ahora nos da moral vernos fuera. Viniendo de una situación tan complicada, nos sabe a gloria ahora llevar siete jornadas sin perder. Pero sabemos que factor campo influye bastante en partidos así y será muy difícil el partido en Cádiz".

El delantero, que cumplirá en julio 37 años, resume en la confianza el factor fundamental para el resurgir del Nástic, que va de menos a más de una forma llamativa: "La confianza en uno mismo es fundamental. Cuando las cosas no salen, si no tienes confianza no das más de ti. Ahora cada vez estamos más sueltos y nos vemos capaces de todo".

No debe ser fácil para un plantilla llamada a estar en la cabeza verse cerca de la cola o, en el caso del Nástic, entre los cuatro últimos. La frustración lleva a la relajación, o eso al menos piensa el jugador sevillano: "La situación del Nástic y la del Cádiz son muy parecidas. Los dos eran teóricos candidatos a ascender por sus buenas plantillas en el principio de la Liga, pero después la realidad los ha colocado en una posición mucho más baja. El problema es que en Segunda todas las temporadas parten 15 equipos con la ilusión de estar peleando por el ascenso y al final sólo tres pueden conseguirlo realmente. En el momento en el que un equipo ve que se le escapan las posibilidades de estar arriba, tiende a relajarse y se producen situaciones como la del Cádiz o la del Nástic. Cuesta mucho salir de abajo por la gran igualdad que hay y alguno corre serio peligro de aspirar a subir y terminar ese año bajando".

Haciendo números, el sevillano considera que será suficiente con sacar 49 puntos para amarrar la permanencia, pero prevé que sería con mucho sufrimiento: "La suerte que tenemos Nástic y Cádiz es que hay muchos equipos metidos en la pelea y hay muchos partidos entre rivales directos de la zona baja. El que pierda el domingo el partido del Carranza va a salir tocado, pero no hundido porque habrá tiempo para reaccionar. Creo que ganando uno de los cuatro partidos que nos quedan te puede bastar. Con 49 puntos hay muchas opciones de salvarse, pero no es seguro del todo y tendríamos que estar hasta el final con el miedo en el cuerpo".

Sobre la plantilla del Cádiz comenta que "es una sorpresa verla en una zona tan comprometida con los grandes jugadores que tiene en todas sus líneas. También es sorprendente por la afición que tiene, ya que es un campo donde siempre hay mucho ambiente y eso normalmente sirve para sacar adelante los partidos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios