Otro once, la misma idea

  • Raúl Procopio, que tendrá que cambiar el equipo por tercera jornada consecutiva por las sanciones de Paz y Miguel, mantiene su mensaje a la plantilla: "El que dé entrega y trabajo va a tener mi confianza"

Comentarios 3

Borrón y cuenta nueva al último partido, a la polémica actuación arbitral, a la derrota y a las bajas y al obligado cambio de once. Raúl Procopio ha recargado las pilas pensando en la cita de A Malata dejando atrás lo acontecido contra el Sporting de Gijón. El entrenador gaditano pasa página haciendo una lectura favorable de lo que sucedió en Carranza, desecha los rumores sobre posibles primas, defiende la labor de los canteranos y reitera su máxima para que cualquier jugador cuente con su confianza.

Raúl zanja el traspié ante el Sporting apuntando que "está más que olvidado", agregando que "estamos sentando las bases para el partido en Ferrol, que será una final para ambos equipos". El preparador alerta sobre el conjunto gallego, del que avisa que "está abajo, pero en la segunda vuelta no ha perdido en casa".

Entrando a valorar la actualidad de su equipo y la obligación de tener que variar el once, un problema que le persigue desde que se hizo cargo del primer equipo, explicó en primer lugar el estado de los tocados antes de transmitir el mensaje que tiene en mente para el colectivo: "A Enrique ya le ha salido el hematoma y ha estado haciendo un trabajo alternativo, mientras que Gustavo López se ha unido al grupo", señal inequívoca de que es candidato a volver al equipo en Ferrol. "No se puede repetir once, aunque nuestra idea y filosofía son las mismas. Hay que insistir porque hasta el momento nos ha ido bien".

Aunque no era su intención, la derrota ante los asturianos salió a relucir ante las preguntas de los medios presentes ayer en El Rosal. "Me encantaron los aplausos del público al final. Fue inteligente y supo valorar lo que se hizo. De aquí hasta el final tenemos que darle alegrías. No quiero pensar más en el tema del arbitraje -añadió sobre Gardeazábal Gómez-, aunque espero y deseo que no se vuelva a repetir".

Otro tema espinoso que se le puso sobre la mesa afecta a los comentarios vertidos sobre la posibilidad de que la Real Sociedad hubiera primado al Cádiz, que atajó el entrenador cadista de manera contundente: "Primar a un equipo que se está jugando la permanencia me parece absurdo. Otro tema son las motivaciones. Tenemos que ganar los puntos necesarios y todavía no los tenemos. Primas, las hay y me parecen fenomenal", retiró en el sentido de que éstas sean siempre por ganar.

Precisamente sigue echando cuentas sobre las victorias que faltan para atar la permanencia, que Raúl cifra sobre los 50 puntos. "Calculo que son necesarios 49 ó 50 puntos para obtener la salvación matemática. Tanto por arriba como por abajo hasta los dos últimos partidos se va a estar pendiente de lo que pase. Espero que por parte del Cádiz no sea así", puntualizó.

El canterano Manu Barreiro ha sido centro de algunas críticas tras su rendimiento en su debut en Carranza, aunque Raúl defiende el trabajo de éste y de todos los demás. "Hay una cosa que está clara. La falta de acierto es de humanos. Él no tuvo falta de actitud. Quizá eran los nervios propios del debut en Carranza. Si aquella ocasión que tuvo la engatilla y la mete por la escuadra, estamos hablando del mismo jugador. Hay que darle continuidad, muchos ánimos y que siga trabajando. Esa semana había trabajado bien y creí conveniente que saliera él", apuntó antes de añadir como mensaje a la plantilla que "el que dé entrega y trabajo va a tener mi confianza", apostilló.

Mirando al Racing de Ferrol, Raúl mostró su preocupación por algunos aspectos que van a marcar la cita del domingo que viene. "Nos vamos a encontrar con un campo pequeño, que tiene menos metros que Carranza, por eso hoy hemos reducido el terreno para ensayar en el entrenamiento", en el que se incluye la estrategia: "Hay que seguir trabajándola, aunque estamos insistiendo en el disparo a portería", aseveró.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios