Una moratoria de 24 horas

  • La AFE tiene en cuenta la buena fe del Racing Portuense y le da de plazo hasta hoy para encontrar un aval del pagaré que debe saldar la deuda con los jugadores

Comentarios 4

Se repite la historia. En el seno del Portuense volvió a vivirse ayer una jornada muy larga, teniendo en vilo a directivos, técnicos, jugadores y aficionados. Al filo de las dos de la tarde, el presidente Manolo Lores, desde Marbella, anunciaba al club su decisión de dimitir y de acogerse a la Ley Concursal, que horas más tarde se enviaba por correo certificado. La sorpresa era mayúscula. Manolo Lores se agarraba a que no se habían conseguido los 200.000 euros que faltaban para completar los 442.000 que se debían en la AFE. Minutos más tarde, los directivos se presentaban en la Venta La Palmera, donde les esperaban buena parte de la plantilla. Pepe Calzado, Manolo Muñoz y Carlos Camacho pasaron por el mal trago de tener que transmitir la triste noticia a unos jugadores y técnicos a los que se les vino el mundo encima. Nadie daba crédito a lo que se les estaba diciendo.

Así, durante media hora, con todo el mundo convencido de que el Portuense se iba al traste. Las lágrimas no faltaron. Allí estaban los Sanlúcar, Velázquez, Sambruno, Merino o Eneko, que ya vivieron casi lo mismo la pasada temporada, y con mayor sorpresa lo vivían los técnicos Ferri y Barroso, junto a Kikín o Manu Taranilla, que están recién llegados. Con cara de pocos amigos, se fueron marchando poco a poco.

Horas más tarde, Manolo Lores volvió a hablar con los directivos del club. La maquinaria volvió a ponerse en marcha, ya que se veía un hilo de esperanza. Rápidamente hubo que llamar a los jugadores que se quedan en la plantilla, que en su perfecto derecho habían denunciado ante la AFE. Allí comparecieron, Eneko, Sambruno, Merino, Velázquez y Paulino, con los que se negoció para retirar las demandas por un importe de 125.000 euros, a lo que accedieron al comunicarles el club que se estaba dispuesto a pagarles en plazos. Mientras, existía un pagaré para saldar la deuda con el resto de compañeros. Fueron minutos de mucha confusión y el club sacaba un comunicado del presidente Manolo Lores para los medios de comunicación. En él, Lores decía que su deseo era seguir al frente, pero que le han faltado ayudas. ""Me he comprometido en pagar la deuda denunciada en AFE mediante pagaré. Caso de no conseguirse esta moratoria dimitiré, convocando Asamblea General para que continúe con el concurso voluntario que se ha solicitado acogiéndonos a la Ley Concursal, para intentar por todos los medios mantener vivo al equipo", concluía Lores en el comunicado.

Con anterioridad, se había convocado por parte de los aficionados una manifestación en las puertas de la sede del Portuense, a la que acudieron casi medio centenar de aficionados. Arriba en las oficinas ya se había congregado el resto de la plantilla, que veía la luz al final del túnel.

Tras una nueva conversación con el presidente, se hizo un pagarés por valor de 314.123 euros, con fecha de 25 de agosto, que por fax se envió a la AFE. Minutos más tarde, un representante de la misma, se puso en contacto con el directivo Carlos Camacho, comunicándole que se tenía en cuenta la buena fe del Portuense en arreglar el asunto, pero que era imposible aceptarlo al no ir avalado. El resultado final es la concesión de una moratoria por parte del estamento futbolístico de 24 horas para que el Portuense pueda avalar el pagaré a través de una entidad bancaria. Es por lo tanto, el día de hoy otra fecha clave para la continuidad del Portuense en la categoría. Ante ésta situación, el club hacía un llamamiento a la afición, para poder reunir la cantidad de 100.000 euros que al parecer faltan para respaldar el mencionado aval. La forma de conseguirlo, decía el club, es la de retirar hoy por la mañana el abono de la temporada o bien comprar las entradas para el Ciudad de El Puerto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios