cádiz c.f.

"No es momento de señalar con el dedo a un jugador"

  • Fleurquin cree que "no hay que individualizar" buscando culpables · Niega que al equipo le falte intensidad

Comentarios 11

La presencia de una treintena de aficionados en el entrenamiento del Cádiz en el Carranza el pasado lunes puede ser calificada como una anécdota o como un ejemplo de la inquietud y de la indignación que puede haber entre la afición cadista. El caso es que los capitanes de la plantilla palparon cómo está el patio y Fleurquin, que fue uno de los que llevó la voz cantante, comprende que haya preocupación entre la hinchada.

"La afición tiene todo el derecho de manifestarse y nosotros la obligación de escucharlos. Creo que se han movilizado por la mala racha del equipo y también por lo que ha alentado algún medio de comunicación. Yo creo que un club se compone de tres pilares: jugadores y cuerpo técnico, directiva y afición y si alguno de los tres está descontento, hay que intentar corregirlo. La gente debe tener muy claro que los jugadores somos los primeros interesados en ganar, pero necesitamos a nuestra afición para conseguirlo", subraya.

¿Es verdad que hay jugadores poco implicados con la causa? El uruguayo cierra filas y tiene claro que en este momento tiene que primar el colectivo y que todos asuman la parte de culpa sobre lo que está pasando: "Si estamos ahí es por méritos propios y hay que hacer autocrítica, pero no es el momento de señalar con el dedo a ningún jugador en concreto. Ya habrá tiempo de hablar de eso. Ahora mismo todos tenemos una parte proporcional de culpa y no hay que individualizar porque los culpables somos todos. Es la realidad". Va más allá el jugador cadista y admite que hay asuntos que no pueden salir del vestuario... "Las cosas que hablamos en el vestuario no deben salir de ahí porque esto es como una familia. Los trapos sucios, cuando los hay, se tienen que lavar dentro".

No es necesario porque no hay más que ver al equipo con ojos objetivos para saber que el mal del Cádiz no está en la supuesta desidia de algunos de sus hombres, sino en una cuestión de ansiedad y de táctica, pero Fleurquin afronta también el debate sobre si echa en falta mayor intensidad en algunos futbolistas de la plantilla: "Sinceramente, no creo que sea una cuestión de falta de intensidad. Nadie tiene más ganas que nosotros de terminar bien la temporada y lo damos todo en cada partido, pero no nos salen las cosas. Así llevamos toda la temporada, y no es por falta de ganas. Analizamos los errores, los intentamos corregir, los trabajamos... pero las cosas no nos salen como queremos. Muchas veces fallamos precisamente por lo contrario, por echarle demasiadas ganas, por no saber medir los momentos adecuados en los que presionar, en los que subir a rematar. Todo eso hace que nos desordenemos y lo terminamos pagando. Pero no hay falta de intensidad, eso seguro que no".

Ahora llega el Nástic en un momento dulce, precisamente cuando el Cádiz lleva un mes sin conseguir un triunfo. Podría ser temible la visita del conjunto catalán, pero el jugador sudamericano considera que "lo de las rachas no significan nada en esta categoría. Se supone que el Celta estaba mal cuando fuimos a jugar con ellos y nos ganaron. No debemos pensar en eso, sino en saber cómo hacerles daño con nuestras armas. Es un partido que vale seis puntos por los tres que sumaremos si ganamos y los tres que pierden ellos. Si conseguimos ganar, estaremos con un pie salvados".

Como dijo Raúl Procopio en Vigo, Fleurquin tampoco se quiere "ni plantear" la posibilidad de descender, aunque admite que es algo que "hay que valorar porque estamos en una zona peligrosa, aunque sin que nos presione demasiado. Ganando un partido estaremos casi salvados y no hay que estar tensionados".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios