fútbol liga de campeones

Algo más que millones

  • El prestigio del Atlético también sale dañado de su precoz eliminación

Simeone trata de devolver un balón al campo ante Conte. Simeone trata de devolver un balón al campo ante Conte.

Simeone trata de devolver un balón al campo ante Conte. / facundo arrizabalaga / efe

Después de cuatro años saboreando triunfos, el Atlético de Madrid se quedó sin la Liga de Campeones antes de los octavos de final y ahora se ve abocado a padecer los efectos de su adiós, que van desde el prestigio al dinero. El martes se consumó una eliminación anunciada. Ni la Roma tropezó ante el Qarabag ni el Atlético consiguió ganar al Chelsea. Se despidió con un honroso empate 1-1 en Stamford Bridge, un resultado por encima de los méritos rojiblancos.

Es duro para un club que en los últimos cuatro años vivió dos finales, una semifinal y unos cuartos de la Champions para autoproclamarse, y con todos los méritos, claro aspirante al título.

Su nuevo destino para esta temporada es la Liga Europa, calificada como "una mierda" no hace demasiado por Gabi, capitán del Atlético, cuando el conjunto rojiblanco tropezó en Qarabag. La Liga Europa es un trofeo que para un equipo como el Atlético -y en general para todos los grandes- sólo importa si se gana. Del finalista y semifinalistas casi nadie se suele acordar, aunque sí se disfruta una enormidad su conquista. Que se lo digan al Sevilla o al Manchester United de la pasada temporada, con José Mourinho presumiendo de historial campeón.

También cabe recordar que fue el trofeo con el que Simeone comenzó a dibujar su leyenda como técnico rojiblanco. Llegó al club en diciembre de 2011 y su equipo conquistó la Liga Europa en mayo de 2012 tras golear 3-0 al Athletic de Bilbao, dirigido entonces por Marcelo Bielsa. Pero mientras los jugadores del Atlético deciden si les gusta o no su nuevo destino, sus dirigentes no están muy contentos con el cambio de escenario.

Los rojiblancos ingresaron este curso 16,7 millones de euros en la Liga de Campeones y en la Liga Europa podrían sumar otros diez más ganan el trofeo. Pero la temporada pasada llegaron a percibir 60 millones de euros por llegar a semifinales. La Liga de Campeones es otra dimensión.

Más difícil es cuantificar las pérdidas por patrocinios y toda la caravana comercial que trae consigo la mayor competición de fútbol del mundo. "Vemos la realidad. No es bueno quedar fuera de la Champions, pero el año es largo y se nos va a valorar por lo que hagamos el resto de la temporada", apuntó Simeone al finalizar su participación en el torneo.

Simeone negó que la temprana eliminación fuera un "fracaso" y agregó que el conjunto rojiblanco "no necesita un título para estar motivado". Otra cosa es lo que opinen unos dirigentes que saben lo difícil que es reconquistar el prestigio y la solvencia económica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios