Portuense | mazarrón · la crónica

Lo mejor, sin duda, el resultado

  • El Racing, gracias a los goles conseguidos por Paulino, Chico y Giovanni, se impone con claridad y solvencia al Mazarrón en un encuentro bastante movido y marcado por las expulsiones, dos por bando

Sin realizar un encuentro deslumbrante, practicando a la perfección el juego directo y, por supuesto, poniéndoles muchas ganas desde el pitido inicial, el Portuense se impuso con claridad al Mazarrón, que acusó una enormidad el madrugador gol de Paulino y la expulsión de su capitán, Santi Silvar.

Carlos Orúe volvió a sorprender con la alineación, dejando fuera una jornada más a Masegosa y apostando por el juego directo. Las cosas le salieron bien, sobre todo porque a los cinco minutos Sergio Narváez lanzó una falta impresionante, respondiendo el meta Reguero con una gran intervención; su despeje lo aprovechó Jonathan Torres para centrar y Paulino, en la boca de gol, llevar el esférico al fondo de las mallas.

El gol dio alas a los locales, mientras que el Mazarrón vio como cuatro minutos después un codazo de Santi Silvar a Paulino significaba su expulsión. Justa expulsión de la que un minuto antes se había librado Jorge Herrero. El Portuense siguió llegando con claridad, aunque sin acierto; y los murcianos avisaron en un disparo de Llamas (19'), que detuvo Eneko.

El Racing, jugando en superioridad y a la contra, pudo sentenciar cuando Velázquez (26'), solo ante Reguero, cedió a Paulino y la jugada quedó invalidad por fuera de juego del delantero. El partido era de ida y vuelta y poco antes del descanso, en una jugada aparentemente sin peligro, Jorge Herrera vio la segunda cartulina y ambos equipos quedaron con diez jugadores.

En la reanudación, el Mazarrón apenas si dio señales de vida salvo un remate intencionado de Álvaro que se fue fuera por milímetros, con Eneko batido. El Racing, que había dado entrada a Sambruno por Mechi (con bronca de la afición para Orúe) y Giovanni, volvió a la carga y Paulino (62'), a la contra, obligó a lucirse a Reguero. En el córner posterior, Chico cabeceó y llevó el 2-0 al marcador entre el delirio de la parroquia local.

El dominio racinguista era evidente y por contra el Mazarrón se iba diluyendo en su impotencia con el paso de los minutos. Las aproximaciones murcianas eran escasas y además sin peligro para Eneko, que resolvió con eficacia dichas llegadas. En la recta final del encuentro hubo una doble expulsión (Carmona y Óscar) y el Portuense vivió sus minutos más plácidos, logrando por medio de Giovanni cerrar el marcador tras un servicio de Jonathan Torres.

Y poco más, el Mazarrón siguió deambulando por el terreno de juego y el Portuense aún buscó el cuarto gol que finalmente no llegó. En suma, cómodo triunfo racinguista ante un rival flojo y que anduvo a merced de los locales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios