A por la medalla en su sexta final

  • Ruth Beitia señala a la rusa Maria Lasitskene como la máxima favorita para lograr el oro mundial

La saltadora española Ruth Beitia, campeona olímpica de altura, disputa hoy por sexta vez la final de unos campeonatos del mundo, una hazaña al alcance de pocos atletas. La saltadora santanderina, medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río celebrados el pasado verano, se había tomado un largo periodo de descanso pensando únicamente en la participación en el Mundial de Londres. De ahí que se mostrara exultante el miércoles después de lograr la clasificación para la final. Con una sonrisa que brillaba hasta el Canal de la Mancha, Beitia celebraba en la zona mixta su sexta lucha por las medallas en una cita mundialista.

Dadas las circunstancias, las dudas eran naturales, las mismas interrogantes que tiene para la prueba definitiva de hoy, cuyo comienzo está previstá para las 20:05. "¿Las dudas? Durante los entrenamientos previos ha habido días en los que me encontraba muy mal y otros en los que me sentía muy bien. Tres días a la semana de fisioterapia, de masaje, me dolía todo, no sabía siquiera si podía competir... Después de esos 25 días de parón empecé a encontrarme mejor. En Madrid salté 1,94, luego en Mónaco 1,80. Ha sido una montaña rusa constante, pero estas últimas dos semanas han sido muy especiales", dijo Beitia antes de esta prueba mundialista.

Con 38 años, en los octavos campeonatos del mundo de su carrera, la cántabra avanzó a la final con una marca de 1,92 metros, un registro nada espectacular que, por cierto, se repitió en el resto de finalistas durante la serie clasificatoria. El 1,80 lo superó a la primera, al igual que el 1,85 y el 1,89. Se pedía 1,94, su mejor marca este año al aire libre (en pista cubierta saltó 1,98).

Sin embargo, Beitia tuvo que agotar los tres intentos para superar 1,92 y la marca resultó finalmente suficiente. Sólo doce saltadoras pudieron con ella y todas estarán en la final de hoy.

Repetir hoy en Londres su victoria de la final olímpica de Río de Janeiro se antoja complicado para Beitia, quien apunta como indiscutible favorita a la rusa Maria Lasitskene. La saltadora, a quien se le concedió poder competir con la enseña de país neutral, cuenta con la mejor marca de la temporada con un registro de 2,06, ocho centímetros más que la española al aire libre. Además de Lasitskene, otras dos finalistas llegan a Londres con mejores registros en la temporada que Beitia: la lituana Airiné Palsyte (2,01 en pista cubierta) y Vashti Cunningham (1,99 al aire libre). La polaca Kamila Licwinko iguala a la española con un 1,98 como mejor altura anual.

"Me siento bien y con ganas. Creo que todo es posible. El año pasado dije que los sueños se pueden hacer realidad", concluyó una Beitia con buenas sensaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios