La mayor fiesta del mundo

  • Hoy arrancan unos Juegos marcados por la incertidumbre sobre el grado de apertura del Gobierno chino · La esperada inauguración, culminada con espectaculares fuegos, quiere reflejar el espíritu "universal" de la gran cita

China será hoy (14:08, hora española) el centro del mundo. La espectacular fiesta de inauguración de los Juegos Olímpicos en Pekín resumirá en tres horas y media varios miles de años de cultura china. Con la mayor representación de sí misma de su historia, China quiere explicarse al mundo, ya que considera que muchas veces la mal interpretó, y definir su lugar en el contexto internacional.

Varios miles de millones de personas en el mundo seguirán por televisión el gigantesco show del Estadio Nacional, apodado el Nido de Pájaro. Más de 80 jefes de Estado y de gobierno, reyes, príncipes y jeques estarán presentes. Nunca antes unos Juegos reunieron a tantos mandatarios de primer nivel. "Los Juegos Olímpicos dan al mundo la oportunidad de reunirse", dijo Cai Guoqiang, famoso artista chino y encargado de los fuegos artificiales de la ceremonia. "Es la mayor fiesta del mundo".

Dado que la cifra 8 supone para los chinos dicha y fortuna, la ceremonia comenzará el 8.08.2008 a las 08:08 hora local. Hasta el último minuto, los detalles serán tratados como un secreto de Estado. Sin embargo, ya trascendieron algunos datos. Así, se sabe que habrá tamborileros, un enorme papiro chino, bailarines, soldados de terracota, luchadores de kung-fu, acróbatas y figuras chinas legendarias. Iluminadas por una luz azul, enormes ballenas serán proyectadas sobre el techo del estadio como si estuvieron nadando debajo del agua y un globo terráqueo brillará en el centro del estadio, con capacidad para 91.000 personas.

El director chino más famoso, Zhang Yimou (La casa de las dagas voladoras, La maldición de la flor dorada), trabajó tres años en la puesta en escena. El show pretende mostrar nada menos que "la esencia de la rica cultura china, su concepto y su visión del mundo", informaron medios estatales. La música combina elementos chinos con occidentales, sonidos clásicos y pop, lo que es representado por el dúo que conformarán la cantante británica Sarah Brightman y el ídolo del pop chino Liu Huan, quienes interpretarán juntos el todavía desconocido himno olímpico.

La despreocupación olímpica cederá por un momento al duelo, cuando en la ceremonia se recuerde a las víctimas del terremoto que sacudió a la provincia de Sichuan y que posiblemente costó la vida a más de 80.000 personas. El gobierno comunista chino siempre se resistió a una politización de los Juegos, pero en realidad considera que con los Juegos Olímpicos China tiene la oportunidad de ocupar el lugar que le corresponde en el mundo. De hecho, los grandes políticos del mundo rendirán honores a los poderosos del Zhongnanhai, sede del gobierno.

George W. Bush será el primer presidente estadounidense que participa en la inauguración de unos Juegos fuera de su país . Hace poco aún hacía advertencias sobre el respeto a los derechos humanos, pero éstas se dirigían tanto a China como al público local. También el hombre fuerte de Rusia, el jefe de gobierno Vladimir Putin, acudirá al acto. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, concedió a los chinos rápidamente una "medalla de oro" por los preparativos. Prometió también que no se reunirá, como se creía, con el Dalai Lama cuando éste visite Francia este mes.

Los 11.128 atletas esperan que tras la apertura por fin sea el deporte el que centre la atención y que queden en segundo plano las controversias sobre los derechos humanos, el Tíbet y la libertad de expresión. Cai Guoqiang es optimista. "En mi opinión, los Juegos tendrán un efecto positivo sobre China", dijo el artista, que reside en Nueva York. "Los Juegos no pueden solucionar todos los problemas de China, ni tampoco los problemas entre China y el mundo", advirtió. "Pero pueden impulsar el diálogo entre China y el mundo".

Su gigantesco fuego artificial, que unirá cielo y tierra, será el clímax del espectáculo. El artista de las explosiones no sólo proyectará los cinco anillos olímpicos sobre el cielo, sino también 2008 rostros sonrientes. En una cuenta atrás, los fuegos artificiales avanzarán desde un antiguo portal de la ciudad en el sur atravesando Pekín hasta el estadio, que se convertirá en una gigantesca caldera para el fuego olímpico. "Es la mayor obra de arte que creé jamás".

Las ceremonias de inauguración tienen una parte oficial y otra no oficial. En la no oficial, cada país anfitrión puede presentarse como más le gusta. Sin embargo, están prohibidos los tonos políticos y la publicidad. La parte oficial se desarrolla según un guión establecido por el Comité Olímpico Internacional (COI) en la carta olímpica. Comienza con el ingreso de los atletas (en Pekín habrá 205 países), encabezados por el portador de la bandera de cada nación. Tras el desfile de más de una hora de duración siguen los breves discursos del presidente del COI, Jacques Rogge, y del presidente del comité organizador, Liu Qi. Luego, el presidente del país anfitrión, Hu Jintao, dice la tradicional fórmula: "Declaro inaugurados los Juegos de Pekín, los XXIX Juegos de la era moderna". Después, el fuego olímpico... y la incertidumbre del grado de apertura democrática del Gobierno chino.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios