De la mano del mayor optimismo

  • Muñoz y Peguero presentan por sorpresa a Juan Carlos Mariño, polivalente centrocampista peruano que sólo podría jugar de amarillo en Segunda A · El club lo cederá si el CEDD desestima el recurso

Comentarios 20

Para pararse a pensar: en la rueda de prensa, de camino a casa, almorzando, luchando contra la siesta... y hasta cerrar los ojos, porque también hay visa para un sueño. El Cádiz se sacó ayer un as de la manga. No lo hizo a bombo y platillo, pero hizo mucho ruido. Antonio Muñoz y Julio Peguero, presidente y director técnico cadistas, respectivamente, accedieron a eso de la una de la tarde a la sala de prensa del estadio Ramón de Carranza acompañado de un futbolista cuya contratación fue anunciada a los medios de comunicación a través de un escueto comunicado.

"Nos hemos hecho con los derechos de este futbolista para los próximos dos años. El acuerdo es para que juegue en Segunda División A, donde creemos que vamos a jugar finalmente, y si el CEDD no nos da el viernes la razón, tendremos que cederlo a algún equipo, para lo que no habría problemas porque tiene ofertas de su país y de equipos de Segunda españoles", adelantó Antonio Muñoz ya en rueda de prensa con palabras dichas en mayúsculas que sorprendieron a propios y extraños.

El futbolista en cuestión, con un verano de incertidumbre similar al del Cádiz, es Juan Carlos Mariño, polivalente centrocampista peruano de 26 años que la pasada temporada militó en las filas del Hércules y que no ha encontrado nuevo destino hasta el pasado jueves, cuando dio el "sí" al club amarillo. Julio Peguero admitió que "ha sido una apuesta fuerte y que no ha sido fácil convencerle para que venga".

Mariño tiene pasaporte extra comunitario y en cuatro o cinco meses podrá ser nacionalizado español, aunque el Cádiz nunca podrá utilizar sus servicios en Segunda División B. El mediapunta, que también se desenvuelve en el doble pivote, cayendo con soltura a la derecha, nació en Lima el 19 de agosto de 1982, mide 1,69 metros y pesa 70 kilos. Militó en las categorías inferiores del Argentinos Junior y del Lanús, y ha jugado en equipos como Dinamo de Tirana de Albania, Cantolao de Perú, Lanús de Argentina, Cienciano de Perú, Alianza de Lima de Perú y Hércules. Mariño, según le describió Julio Peguero, "es un jugador rápido, hábil, de gran calidad y que se mueve muy bien entre líneas". También destaca por su velocidad y su potente tiro y ha sido internacional en 20 ocasiones. Fue incluido en el mejor once de la primera fase de la Copa América 2007 y ha dejado para el recuerdo un gol espectacular a Uruguay. El futbolista se mostró "muy contento". "Tengo las mejores referencias de mis ex compañeros y por lo que he podido ver, el Cádiz se acopla a lo que quiero. Además, el club estuvo muy atento conmigo", confesó el peruano.

Muñoz espera contar con él: "Sería muy gordo que no nos dieran la razón, el cien por cien de los juristas consultados se han mostrado a nuestro favor".

Julio Peguero también: "Ojalá nos sonría la diosa fortuna".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios