Fútbol l Segunda División A

"Es lamentable que exista intensidad porque haya un entrenador nuevo"

  • César duda sobre "si tendríamos que cambiar de técnico cada tres semanas"

Comentarios 3

César Caneda se caracteriza por llamar a cada cosa por su nombre, con claridad y sin tapujos. Tiene poco que perder porque su futuro parece lejos del Carranza a pesar de haber sido uno de los jugadores más regulares. Acaba contrato y lo hace con la profesionalidad de la que siempre ha hecho gala hasta para exponer públicamente sus sensaciones. La de ahora es una crítica velada hacia la plantilla: "Me parece lamentable que exista intensidad porque tengamos un entrenador nuevo". Ahí queda eso.

El defensa cuenta con muchas opciones de tener un sitio en el once que salga en La Rosaleda, en el que será el primer partido de la particular liguilla de la muerte que aguarda al Cádiz para salvar la categoría. "Tenemos que sacar por lo menos cuatro puntos", explicó sobre el objetivo que persigue el equipo tras una campaña decepcionante. "Hay que estar jodidos por la situación en la que estamos. La solución está en nosotros, no en cambiar de entrenador".

El zaguero se mostró molesto cuando se le indicó que se notaba otra motivación entre los jugadores con la llegada de Julián Rubio. Su respuesta fue contundente: "Me parece lamentable que exista intensidad porque tengamos un entrenador nuevo. Si se consigue esa reacción, me parece bien. Pero da la impresión de que tendríamos que cambiar de entrenador cada tres semanas". Sin embargo, César rompió una lanza a favor del vestuario al manifestar que "creo que lo de los últimos partidos no ha sido un problema de actitud", todo ello, según dijo, dentro de "una temporada horrible que esperemos que acabe cuanto antes", agregó. Asimismo, entiende la llegada de Rubio de la siguiente manera: "Es un entrenador con mucha experiencia en la categoría y nos va inculcando pequeños conceptos".

La mala marcha del equipo ha encendido el fuego de la discordia entre los aficionados, que después de la derrota ante el Nástic mostraron su malestar a las puertas de Tribuna. César recomienda a los jugadores que no se obsesionen con el asunto, pero comprende el enfado de la masa social del club. "La gente no tiene que pensar que el entorno es desfavorable; nos lo hemos ganado a pulso. Hay jugadores que aguantan mejor la presión y otros que no. Se aguantan las críticas siempre que sean deportivas, pero si se pasa a temas personales, no lo permitiría. A nadie le gusta que te estén esperando en la puerta un montón de personas para insultarte o llegar a las manos. Ellos están disconforme con la temporada que estamos haciendo", puntualizó.

Para acabar, de nuevo se le preguntó por su futuro y por las manifestaciones efectuadas por el presidente del Athletic de Bilbao, en las que descarta su fichaje. "No estoy en Bilbao para saber qué pasa, pero en el Athletic no se acaba el mundo. Ellos buscan otros objetivos", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios