Un homenaje de primera categoría

Mil sonrisas y dos lágrimas. Dos lágrimas de emoción vertidas por el verdadero protagonista del día, Pepe El Kiriko. Chico II y Juanma Escobar han estado trabajando estos últimos días, bajo una idea nacida hace meses, para unir en un terreno de juego a jugadores que han pasado por el filial del Cádiz en los últimos años. Leyendas y menos leyendas, pero cadistas al final y al cabo, que no dudaron ni un momento en unirse para rendir un merecido tributo al delegado del Cádiz B.

Ayer, por tanto, había más personas que nombres en el césped de El Rosal. A José Rodríguez Escámez, Pepe el Kiriko, le engañaron sus pupilos para mostrarle una verdad: que le quieren. A Pepe le dijeron que por la tarde había un partido. Y lo hubo. Pero el rival, fue finalmente un amigo. El delegado del Cádiz B esperaba encontrarse en uno de los vestuarios a un conjunto alemán, pero cuando vio lo que vio rompió a llorar. Kiko, Arteaga, Barla, Procopio, Calderón, los hermanos Rueda, Chico, Velázquez, Sambruno... Lo dicho, más personas que nombres. Historia pura.

En el terreno de juego, los viejos se impusieron al Cádiz B por 3-1, aunque el resultado daba igual. Al final, todos a emborracharse de alegría a La Marea del Elcano, donde continuó el homenaje a Pepe El Kiriko con una cena y unos postres con forma de besos y abrazos.

Más de un cuarto de siglo dedicado al mundo del balón y una década en el filial cadista bien merecían el tributo. Pepe se mostró muy agradecido a todos "por esta sorpresa, sobre todo porque no hay motivo para ella, ya que ni me retiro ni es mi cumpleaños".

El último brindis, entre regalo y regalo, se hizo por el Cádiz: por el triunfo de mañana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios