La historia del Getafe crece un poco más tumbando al AEK

Una impresionante actuación de Esteban Granero sirvió para enterrar al AEK de Atenas, que ofreció una pobre imagen en su visita al Coliseum Alfonso Pérez.

El Getafe tardó 20 minutos en acercarse al área defendida por el portero brasileño Moretto. La primera ocasión llegó gracias a Esteban Granero, que remató por encima del larguero una clara ocasión de gol. La oportunidad del jugador cedido por el Madrid dio alas a los getafenses. Al final, cuando parecía que se iba a llegar al descanso 0-0, apareció Granero para rematar un centro de Contra e inaugurar el marcador.

En la reanudación, el técnico griego decidió arriesgar. La entrada del delantero argentino Blanco confirmó las intenciones de Kostenvaglou. Con Blanco sobre el césped, el Getafe pareció asustarse. Único equipo superviviente en tres competiciones, junto al Barcelona, cada partido empieza a ser un desgaste exagerado para los hombres de Michael Laudrup.

El danés movió todo el banquillo posible. Casquero, Uche y Cortés refrescaron el juego local. Pero fue Esteban Granero quien cavó la tumba helena. Él mismo recuperó el balón y provocó un penalti. Contra, en memoria de su padre fallecido antes del choque, se encargó de transformarlo para dedicar el tanto a su progenitor. Después, Braulio anotó el tercero y la historia se acabó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios