división de honor andaluza

El grado de protagonismo de Carlos Parra

  • "La parte emocional es tan importante o más que el trabajo físico", dice el portero del Industrial

Carlos Parra posa en el centro de Chiclana. Carlos Parra posa en el centro de Chiclana.

Carlos Parra posa en el centro de Chiclana. / sonia ramos

La mayoría de las veces nuestros ídolos deportivos son los delanteros de nuestro equipo favorito, o a lo sumo centrocampistas. A no ser que sea uno de esos jugadores que se labran un nombre propio en la historia del fútbol global, y que suelen ser los menos, el aficionado no suele fijar su vista en los que custodian la parte más importante del campo: la portería. Los casi siempre denostados arqueros merecen el mismo grado de importancia que el resto de posiciones, por lo que tras la brillante campaña que está realizando en el Chiclana Industrial, ya era de justicia sacar a relucir el trabajo de Carlos Parra bajo los palos.

Canterano rojinegro desde juvenil, el joven de 21 años se abrió paso en el conjunto senior siendo ya Bolli entrenador del equipo, con el que debutó en la categoría siendo Maye aún el portero titular. Al año siguiente, el veterano colgó las botas y la competencia con Buyo fue "fuerte pero sana", haciéndose con el favor del técnico en su decantación para cada once inicial. "Soy un jugador que se exige mucho en cada entrenamiento, por eso creo que me lo merecía, además de refrendarlo después en cada partido", reconoce Carlos.

El ascenso a División de Honor ha supuesto bastantes cambios en el juego del conjunto industrialista, pues "ya son otros estadios, otros equipos con más dinero y, por tanto, con mejores jugadores. El guardameta lo notó "desde los primeros partidos de temporada, en los que no estuve muy fino precisamente, pero poco a poco fui entrando cada vez mejor a los encuentros y creo que he alcanzado un estado de forma muy bueno". Además, este año los entrenamientos también son más personalizados. Antes de la segunda vuelta llegó David, el preparador de porteros, y empezaron a hacer trabajo específico. "Creo que todos los clubes tendrían que contar con esta figura en el cuerpo técnico desde la cantera porque es fundamental entrenar las cosas específicas de esta posición, ya que un portero afronta situaciones mucho más diversas que cualquier jugador de campo", subraya.

Ahora que parece revertirse por fin el signo de esa racha negativa en la que se encontraba el club desde noviembre, en la que ha sido fundamental mantener la cabeza fría para no perder la esperanza, Carlos Parra recuerda el trabajo del míster no solo en la parcela deportiva, sino también a nivel psicológico. "No podíamos jugar mejor de lo que lo estábamos haciendo y Bolli era consciente. Creábamos ocasiones pero no estábamos teniendo suerte, pero él nos decía que había que seguir insistiendo hasta que entrara, como así ha sido en los últimos duelos. Gracias a él hemos sido capaces de mantener la motivación intacta", recuerda el chiclanero.

Y no ha sido el único aliento que ha tenido la plantilla, que ha vuelto a conectar con la afición, sobre todo desde el encuentro en Conil. "Siempre han estado los que iban a diario a El Fontanal y a los partidos de fuera, pero no podemos negar que este año han tenido razones para desencantarse. Sin embargo, otros muchos han intentado que nuestro campo se llene, moviéndose por redes sociales incluso, y contra La Palma ya se vio repleto y se disfrutó mucho". Pero el culmen fue frente al Conil, "con las gradas rebosantes de industrialistas, cantando incluso más que los locales". "Cuando terminó el partido y vimos que la gente seguía animándonos pese a haber perdido yo hasta me emocioné", rememora. Y es que tener a esa afición respaldándote por algo que haces desde pequeño "es increíble, pues la parte emocional es tan importante o más que el aspecto físico". Ante las siete finales que les quedan por delante, Carlos tiene claro que "hay que hacer de nuestra casa un fortín".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios