Un gigante bien guiado

  • La Real ha revivido con Badiola, Martí y Lillo, tres refuerzos de 2008 · Lleva 333 minutos sin encajar un solo gol

La temporada de la Real Sociedad ha sido casi tan movida como la del Cádiz, pero por el motivo que sea, el conjunto donostiarra sí ha sabido aguantar el tirón y sigue con opciones de pelear el ascenso, que es lo mínimo que se le debe pedir al cuadro amarillo. No se le puede exigir que suba porque hay muchos equipos buscando lo mismo, pero como mínimo debe tener gasolina suficiente como para llegar a las últimas curvas con opciones.

Y hay que hablar de una Real Sociedad tras la llegada de Iñaki Badiola. El nuevo presidente del club vasco revolucionó desde enero el club. Su empresa Lighthouse, con 2,3 millones destinados a reforzar la plantilla, ha dotado al equipo de nuevos bríos para aspirar a la tercera plaza.

sin balón

Una de las virtudes de la Real es su fortaleza en el apartado defensivo, como lo demuestra el hecho de que en este momento lleve 333 minutos sin encajar un gol. En los últimos partidos no sólo no recibe goles, sino que prácticamente los rivales ni siquiera son capaces de llegar a su portería. Mucho sacrificio colectivo y plena concentración son sus armas.

con balón

No se puede decir que sea un conjunto que haga buen fútbol y tampoco dispone de gente rápida arriba, pero hace daño a balón parado y dispone de futbolistas con capacidad para decidir. Ni siquiera está echando de menos a Xabi Prieto, baja para lo que resta de temporada.

lo mejor

Aparte de ser uno de los equipos que menos goles encaja en toda la categoría, está sacando mucho provecho a su amplia plantilla. De su banquillo salen jugadores como Elustondo, Delibasic o Víctor Casadesús y el equipo crece. Pero, por encima del resto, ha destacado la llegada de Martí, que en los últimos partidos está llamando la atención por sus asistencias, por su despliegue físico y por una colocación y solvencia que marcan la diferencia en Segunda A.

lo peor

En ataque, el conjunto de Lillo se suele atascar, pero tampoco se puede hablar de que no funcione en este apartado. Sí puede ser positivo para el Cádiz que la Real intente salir jugando en todo momento. Las ideas de Lillo, que no incluyen el juego directo, pueden venir bien a los amarillos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios