balonmano mundial femenino

Un empate para soñar

  • España iguala a Francia en el último segundo y aspira a acabar segunda

Alexandrina Cabral celebra uno de los tantos de España. Alexandrina Cabral celebra uno de los tantos de España.

Alexandrina Cabral celebra uno de los tantos de España. / BJORN LARSSON ROSVALL / efe

Un gol de penalti de Carmen Martín a un segundo para la conclusión permitió a España sumar un valioso empate ante Francia, que abre un esperanzador panorama a las guerreras en los octavos si las de Carlos Viver consiguen refrendar hoy el punto ante Francia con una victoria sobre Eslovenia.

Igualada que más allá del valor numérico, importantísimo en la clasificación, tiene un valor catártico para el equipo español, que por fin pudo acabar con el maleficio que parecía perseguirle ante Francia, su verdugo en las tres últimas grandes competiciones.

Los cuatro goles de ventaja (13-17) con los que las francesas transitaban apenas transcurridos 13 minutos de la segunda mitad parecían condenar de nuevo a España.

Pero ni por ésas España se rindió. Mucho menos las jóvenes que han tomado el relevo a históricas como Marta Mangué y Macarena Aguilar en el Mundial.

Si la lateral Musons mantuvo a flote con sus goles al equipo español en el arranque de la segunda mitad, Mireya González, con sus poderosas penetraciones, permitió a la selección española igualar el marcador a falta de cinco minutos para la conclusión (22-22).

Un tiempo en el que España, que llegó a contar con una renta de cuatro goles (8-4) en la primera mitad, debía demostrar si está preparada para pelear por algo más que alcanzar los octavos. Pero el equipo español aprende rápido y ayer encontró en la González de Garibay el camino para llegar con vida al último minuto de juego (24-24). Y ni el tanto de Niakate (24-25) acobardó a España, que jugó con paciencia el último balón hasta posibilitar la penetración de Mireya González, quien propició el penalti final.

Una pena máxima que Carmen Martín no desaprovechó para empatar el marcador (25-25) y, quizá lo más importante, para espantar definitivamente viejos fantasmas, antes del decisivo duelo de hoy ante Eslovenia, en el que las guerreras tendrán la posibilidad de luchar por la segunda plaza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios