san fernando cd | marbella

Un empate con sabor a esperanza

  • El equipo azulino iguala ante el Marbella en el minuto 94 merced a un tanto anotado por Lolo Garrido

  • Los isleños, tras una notable primera mitad, sucumben en la segunda y al final logran un punto a base de casta

Manu, portero del Marbella, despeja de puños en un córner ante la mirada del azulino Mario. Manu, portero del Marbella, despeja de puños en un córner ante la mirada del azulino Mario.

Manu, portero del Marbella, despeja de puños en un córner ante la mirada del azulino Mario. / román ríos

Comentarios 1

El fútbol te lo quita, y el fútbol te lo da. Si aquí nos hemos jactado de escribir lo injusto que había sido el deporte del balompié para el San Fernando esta temporada, donde han volado muchos puntos en el tiempo de descuento, sobre todo en el Iberoamericano. Ahora toca la otra lectura, la otra cara, la otra posición. Ahora toca decir que el fútbol le dio al San Fernando aire en busca de su ansiada salvación. Que los minutos de descuento se aliaron con los azulinos. Que cuando nadie lo esperaba, llegó una igualada que vale su peso en oro, que refuerza de ilusión a todos y que inyectará una tremenda moral al equipo azulino pendiente de lo que queda de temporada.

Y es que cuando un equipo cree en sí mismo, cuando la ilusión es la bandera que ondea con normalidad y cuando no se desfallece, llega la recompensa. Unas veces es injusto, pero otras son justas. Son las dos caras de la moneda que tiene este bendito deporte.

Y eso que ayer, si somos justos, que tenemos que serlo, el Marbella hizo méritos suficientes, sobre todo en la segunda mitad, para haber logrado encender la luz de alarma al equipo azulino, pero no supo finiquitar el partido, no fue lo suficientemente ambicioso para ampliar su ventaja. Y por contra, los isleños, que creyeron en ellos, lograron un punto de oro, que se celebró como si de una victoria se tratase, como si de la salvación se tratase, como si de una fiesta se tratase.

El partido comenzó con una intensidad impropia del calor que asomaba por Bahía Sur. Los isleños son sabedores que en su estadio está la clave de la salvación y de la importancia que tiene para ellos el adelantarse en el marcador. Por eso, los inicios fueron claros y contundentes. Tenemos el balón y acosamos al rival.

Y no le iba mal a los de Ñoño Méndez con esas premisas. En un inicio los rivales estaban muy lejos de su puerta y, el tener el balón le daba seguridad al cuadro local que no tardó en traducir el dominio en jugadas de peligro.

La primera de ellas llegó en el minuto 17, en una jugada de Espinar, con caño incluido dentro del área, que terminó con un remate de Dani Martínez y una continuación del propio ariete de cabeza al lateral de la red. Era la primera de una continuación, dos minutos después con un remate, a la salida de un saque de esquina, de Rubén que se fue alto por poco.

Estas dos ocasiones parecieron despertar al león dormido y fue el momento de que el Marbella dijese aquí estoy yo. En el 21, Pedro Mérida se plantó en solitario ante Salva, pero no pudo superar al cancerbero azulino y en el 36', fue el propio Salva el que tuvo que lucirse ante un disparo del omnipresente Kike Márquez.

La primera mitad se cerró con una oportunidad de Lolo Garrido, que no era más que presagio de lo que pasaría al final del choque. El jerezano disparó con intención y el cuero lo rozó su tocayo marbellí, para marcharse a córner ajustado al palo.

No fue una gran primera mitad, pero la intensidad mostrada por ambas escuadras, era suficiente para darle emoción a un partido que quedaba en la incertidumbre.

Pero las tornas cambiaron en la reanudación. A pesar de que la primera ocasión fue para Regino a la salida de otro córner, el partido comenzó a tener color malagueño y se comenzó a ver el tremendo escalón que existe entre un equipo acomodado desde el inicio de la campaña en los puestos altos de la tabla clasificatoria y otro que tiene que sufrir todavía para mantener la categoría.

No estaban cómodos los de Ñoño Méndez y, por contra, los de Miguel Álvarez crecían conforme pasaban los minutos. Tanto fue así, que en el 55, un remate de Lolo se estrelló en el poste de un sorprendido Salva y cinco minutos después, fue Lolo Garrido y Vukcevic los que tuvieron que sacar, bajo palos, una doble ocasión del equipo de Marbella.

Ebú, por aquellos entonces, bailaba una y otra vez a la defensa azulina y Kike Márquez se hacía dueño y señor de todas las situaciones.

Por su parte, al San Fernando no le quedaba otra que la de trabajar, trabajar y trabajar para no sucumbir y, si venía una contra, pues mejor que mejor. Esta llegó en el 68 a través de Mario, pero su pase al segundo palo no fue aprovechado por Carralero.

Tanto recular le podía pasar factura a los de La Isla. Y así fue. En el 70 llegó el nudo a las gargantas, la descomposición de las caras, las miradas al cielo. Fue en un saque de esquina, cuyo rechace le cayó a Andrés Sánchez. Su disparo certero perforó la portería de un Salva que nada pudo hacer y el partido se complicaba de manera extraordinaria.

Era el momento de la reacción, de la soberbia. Pero parecía que no había fuerzas. Los isleños se habían desgastado mucho en el primer tiempo, acusaban el calor y las ideas no eran claras.

Entonces el Marbella tuvo la oportunidad de sentenciar el choque a menos de que hubiese estado fino porque a la contra, Ebú arrastraba, una y otra vez, al equipo azulino al límite.

Las más clara llegó en el tiempo de descuento, concretamente en el 93. Ebú se fue por velocidad cuando el equipo azulino ya tocaba zafarrancho de combate en busca del empate y con muchos metros por delante el jugador marbellí se plantó en solitario ante Salva. El error del delantero fue el querer hacer una vaselina a un portero experimentado que le captó de lleno las intenciones.

Y así se llegaba a los instantes finales del partido. Con un San Fernando enrrabietado y un Marbella suficiente por momentos. Entró la justicia al trabajo en acción. Lolo Garrido, que había realizado un enorme partido, se encontró en un rechace el cuero en sus pies, disparó raso y anotó. Lo demás ya se lo contamos, algarabía, fiesta y la sensación de que se lograba un punto con sabor de permanencia.

Salva HH

Regino HH

Vukcevic HH

Rubén García HH

Fran Martínez HH

Lolo Garrido HHH

Galindo H

Bruno, 66' H

Francis H

Carralero, 61' H

Mario H

Trujillo, 74' HH

Dani Martínez H

Espinar HH

Manu HH

Marcos Ruiz HH

Andrés Sánchez HH

Nico Delmonte HH

Michele HH

Lolo HH

Asier Goti H

Ebú, 46' HH

Damián HH

Joseba Beitía,78' H

Pedro Mérida HH

Turbo, 61' HH

Kike Márquez HHH

Añón HH

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios