Otro empate para la estadística

  • Los racinguistas dominan la primera mitad pero se ven superados tras la reanudación por un Marbella que consigue una igualada que sirve de poco para las diferentes aspiraciones de ambos conjuntos

El Racing Portuense cosechó ayer un nuevo empate (el decimotercero) en uno de esos clásicos encuentros donde cada equipo domina una mitad: los racinguistas se impusieron en la primera, con mayor capacidad combinativa de lo habitual, aunque manteniendo la falta de pegada, mientras que los marbellíes se hicieron con la segunda, aprovechando, según impresiones de los efectivos rojiblancos, el viento a favor.

Los locales avisaron pronto de sus intenciones (Merino lanzó alto un balón en el m. 3 y poco después Sanlúcar metía un pase excesivamente largo para Vázquez), con el público aplaudiendo el arranque de los suyos, que mostraban como novedad la posición en banda de Uvi. Sanlúcar, en su línea habitual, seguía cargando de amarillas al rival y Nacho Garrido (m. 24) gozó de una buena opción, pero Carlos Arias le impidió un golpeo cómodo. El citado Sanlúcar se revolvería más tarde en el borde del área pero su disparo se encontraría con el cuerpo de Alcalá.

El Racing se recreaba a veces en exceso en los envíos y Nacho Garrido engancharía un tiro lejano (m.45) que detuvo Ávila. Inmediatamente después, Iturralde quedaría lastimado en el suelo y los visitantes continuaron su acción, lo que fue recriminado por el respetable y los jugadores rojiblancos, que protestaron la acción antideportiva una vez el colegiado pitaba el descanso, al que se llegaba con el consuetudinario 0 a 0.

La segunda parte mostró un escenario distinto, con los marbellíes más volcados en el área de Taranilla. Rivera (m.58) intentó sorprender en un saque lejano de falta, mientras que los de José Luis Torres comprobaban cómo a los racinguistas se les iba evaporando la frescura. José Mari (m.68) disfrutó de una espléndida ocasión pero cabeceó fuera, mientras que Santi Moreno (m.71) desperdició la suya al querer adornarse con una chilena, para desesperación de su técnico.

Los racinguistas elaboraron dos oportunidades en los últimos compases del duelo: en el m. 80 Jhony ingenia un buen pase a Iturralde, que se encuentra con la oposición de Igna cuando su disparo buscaba fusilar a Ávila y, un minuto después, Sanlúcar cabecearía flojo un esférico que debió haber controlado con el pecho para el remate posterior, pues disponía de tiempo y espacio.

La Unión Deportiva Marbella pudo desequilibrar la balanza de la contienda en el m.90, merced a un espléndido lanzamiento de falta de Chus López que buscaba con ansiedad la escuadra, pero Manu Taranilla volvió a salvar un punto para los suyos volando al cuero y enviándolo fuera.

Una de las pocas alegrías de la parroquia rojiblanca se produjo con el debut en la categoría de José Luis Robles Mellado, Litri, en el minuto 91, sustituyendo a Diego Ramírez. El canterano ya había sido convocado para el partido que el pasado 26 de Octubre el Racing disputó contra el Roquetas, pero entonces, pese a que llegó a calentar en banda, no saltó al césped. El público aplaudió para animar al futbolista, cuya presencia, dado el reloj, fue testimonial, pero que, sin duda, resulta muy importante para él.

La jornada ha sido mala para el Portuense por la victoria del San Fernando ante el Betis B, que coloca la salvación directa a ocho puntos, dos más que la semana anterior. Pese a ello los aficionados, algo menos numerosos de lo habitual por la mala climatología y los resultados deportivos, obviaron el preocupante dato y aplaudieron a los suyos al término del choque, pues, al cabo, atesoran el indudable mérito de seguir defendiendo la camiseta pese a arrastrar cinco mensualidades sin cobrar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios