"Si logro convencer a mi mujer, estaré el sábado animando al equipo"

  • Uno de los agredidos en Sevilla tiene pensado formar parte de la marea amarilla en Córdoba

Comentarios 3

La marea amarilla no deja de inundar la geografía española y este sábado toca hacer las maletas cargadas de agua y sal para viajar hacia Córdoba. Bonito desplazamiento. Buen día para hacerlo. Según se informaba ayer desde el club que preside Antonio Muñoz, serán cerca de mil los aficionados que hagan la ola en el Nuevo Arcángel. La entidad cordobesista facilitó 683 entradas para los amarillos y ayer a última hora de la tarde quedaban menos de cien por venderse. En caso de que la demanda lo demande, no se descarta pedir más localidades, que serían para otro sector y más caras. Viajes organizados, amigos que se desplacen en coche, familias que se animen a echar el día en la monumental ciudad y de paso acudir el partido... cerca de mil cadistas desembarcarán a orillas del Guadalquivir.

Todos son importantes, porque la unión hace la fuerza, pero hay uno de ellos que de confirmarse su presencia tendrá un mérito especial. Se trata de uno de los agredidos por el Kolectivo Sur en Sevilla el pasado 13 de enero. Y prefiere mantenerse en el anonimato. Es tan sólo un cadista más, que no es poco, y tiene poco margen para hacer ver a su familia que en Córdoba no se corre mucho peligro. "Si convenzo a mi mujer estaré el sábado animando al equipo. Es lógico que después de la agresión que sufrí nadie cercano a mí se quede tranquilo si hago un nuevo desplazamiento, pero esto no tiene nada que ver con ir a Sevilla o a Jerez. Tengo claro que a Chapín no iré, me llovieron sillas suficientes en Sevilla para que se me quitaran las ganas", narra el cadista. "He hecho muchos viajes con el Cádiz y seguiré haciéndolos, pero siempre en grupo, es la única forma de que no se te acerquen. No tienen cojones de pegarte si estás con doscientas personas más", afirma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios