carlos coello canales. campeón mundial wkn del peso pluma

"La constancia se vio premiada tras un inicio nefasto del año"

  • El deportista gaditano regresa a Tailandia tras los homenajes recibidos en su ciudad por su reciente éxito

  • "Nunca olvidaré lo que viví en el Ramón de Carranza, con unas 17.000 personas coreando mi nombre"

Coello pisó el día 3 el césped del Carranza con cinturón y camiseta cadista. Coello pisó el día 3 el césped del Carranza con cinturón y camiseta cadista.

Coello pisó el día 3 el césped del Carranza con cinturón y camiseta cadista. / julio gonzález

Carlos Coello, el deportista gaditano residente en Tailandia que en diciembre se proclamó campeón mundial de muay thai, ha aprovechado su presencia navideña en su ciudad natal para realizar un repaso de 2017 en una entrevista concedida a Diario de Cádiz.

-La gente piensa que fue un año de rosas, pero empezó con unas espinas de cuidado.

-Ha sido un año con altibajos, bastante duro. Para empezar, en enero perdí en mi primera oportunidad para proclamarme campeón mundial. Me ganó el franco-argelino Elías Mahmoudi, quien con un golpe de codo me provocó el primer corte de mi carrera, justo en la frente cuando eso no me había pasado ni cayéndome en el colegio. Soy alto para mi peso por lo que estoy considerado buen defensor; resulta difícil tocarme y todavía más hacerme daño. Aquel fue un día aciago, pues llegaba con mucho estrés de competición tras disputar 15 combates en 2016 y eso propició una fractura del segond, un pequeño hueso ubicado entre la tibia y la rodilla. Total, un principio de año nefasto y tres meses sin poder competir.

-¿Acabaron ahí los reveses?

-Volví para defender el título internacional de la WBC que había conquistado a finales de 2016 en Cádiz perdí por KO en el segundo asalto, derrota que prolongó la mala racha y me obligó a permanecer otro mes sin pelear.

-Había que buscar soluciones de inmediato. ¿Cómo las encontró?

-Entonces comencé a trabajar con un psicólogo deportivo porque consideré que la mala racha se debía a no saber gestionar la situación de estar peleando asiduamente en la élite por varios títulos. Eso me sirvió muchísimo para superar una época muy dura. Cuando volví, gané a los puntos a un tailandés destacado y empezó a cambiar el panorama. Luego surgió la oportunidad de pelear en el Lumpinee de Bangkok, la meca del muay thai. Es algo así como jugar un partido de fútbol en el Bernabéu. Vencí por KO en el segundo asalto y demostré que estaba preparado para el asalto al Mundial WKN.

-Por fin llegó el ansiado título mundial hace 20 días. ¿Qué sensaciones recuerda del exitazo?

-La sensación que me dejó la consecución del título mundial en Ponferrada fue de liberación, de deber cumplido. Tenía pendiente la promesa hecha a mi madre, lo cual se había convertido en una especie de obsesión que me estaba perjudicando al crearme ansiedad a la hora de afrontar combates importantes. Ganar al portugués Gonçalves resultó fundamental. Estaba siendo el peor año de mi carrera y al final se convirtió en el más importante y positivo. Se trató de un premio a la constancia, por no rendirme nunca.

-¿Cómo le ha sentado que su ciudad natal se acordara de homenajearle?

-En Cádiz me nombraron deportista masculino más destacado del año, algo importante que me hizo mucha ilusión. Además, desdde pequeño me dediqué a viajar para animar al Cádiz a muchos lugares de España. Por eso me dio mucha alegría algo que nunca olvidaré en mi vida, hacer el saque de honor en el Ramón de Carranza con 17.000 personas coreando mi nombre frente al Sevilla en la Copa del Rey. Fue una sensación indescriptible.

-Y ahora, después del descanso navideño, ¿qué toca?

-Regreso el martes a Tailandia, donde llevo residiendo desde hace casi cuatro años. De momento seguiré entrenándome en Rayong, la ciudad en que vivo. La intención es competir más en el Lumpinee de Bangkok, pues esos son eventos televisados muy importantes con rivales de la élite tailandesa.

-¿Tiene ya cerrada la primera defensa de su cinturón?

-Aparte es más que probable que pronto defienda por primera vez el título mundial WKN. Se está hablando del tailandés Army como posible rival en ese combate, que sería en algún lugar del norte de España allá por marzo o abril. Army me ganó un combate en el pasado y eso hace que esta nueva pelea me motive muchísimo. Me ganó a tres asaltos con decisión dividida de los jueces y creo que en España, con el público a mi favor y a una distancia de cinco asaltos, más ventajosa para mía, puede ocurrir una cosa distinta.

-¿Qué retos se marca para este 2018?

-Me gustaría conservar el cinturón de campeón mundial WKN el máximo tiempo posible y luchar por otros títulos de otras federaciones importantes. Entre ellos me gustaría recuperar el título internacional tomándome la revancha con el japonés Kodera, lo cual me abriría las puertas para pelear por la corona mundial WBC.

-Supongo que en el plano anímico andará pletórico.

-Tengo la moral por las nubes y confío en seguir consiguiendo cosas importantes y siendo un embajador del muay thai en mi país, con la satisfacción de ayudar a que la gente conozca aquí este deporte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios