"Mis compañeros hablaban de jugadas que yo no recordaba"

  • Paz sufrió un golpe en un mal despeje y acabó el encuentro ante el Celta mareado

Dio el susto a la conclusión del encuentro de Balaídos. Era el último en abandonar el vestuario y su rostro delataba que no se encontraba bien. Alertaba a la prensa de que no podía hacer declaraciones porque no recordaba prácticamente nada de lo que había sucedido. Afortunadamente, su evolución fue positiva y pasó la noche perfectamente. Ayer, cuando iba a tomar el vuelo de Vigo a Madrid, todavía tenía lagunas… "Todo vino por un mal despeje. Di al balón con la sien, me mareé y no recuerdo nada de lo que pasó posteriormente. Eso sería al cuarto de hora de la segunda parte. Lo de antes sí lo recuerdo, pero de lo demás, ni idea", comentaba antes de montarse en el avión.

Es normal que estuviera asustado en la noche del domingo y admite que lo pasó mal: "Me asusté bastante porque la sensación era muy extraña. Mis compañeros comentaban jugadas que yo desconocía, habiendo jugado los noventa minutos. Me angustié un poco, pero el médico me fue calmando y ya me quedé tranquilo del todo cuando me hicieron la prueba en el hospital por la noche".

Sí recuerda que el primer gol del Celta, que llegó cuando el partido parecía controlado, pudo producirse en fuera de juego. Todavía no se explica lo que sucedió: "En el campo vi muy claro que algo raro había pasado. César y yo estábamos achicando y Raúl López estaba con Núñez. No sé si Cristian se quedó enganchado y permitió que Perera estuviera en posición correcta y que rematara tan solo, pero no lo creo. El árbitro me dijo que no era fuera de juego por Bezares, pero Bezares estaba en el centro del campo".

No quiere darle más vueltas el portuense a la última derrota. Ahora hay que pensar en el Nástic, en un partido donde "nos jugamos toda la temporada", según comenta: "Hay años que se dan así, que vas intentando salir de abajo y no lo consigues por más que te esfuerces. Nos está saliendo todo al revés de cómo queremos y el domingo pudimos ponernos 1-1 y pasamos al 2-0 en la siguiente jugada. Pero eso ya es historia y sólo nos debe preocupar ganar al Nástic. Hay que asumir la posición en la que estamos y plantarle cara".

Una de las esperanzas del defensa es que la confianza del equipo no se ha resquebrajado por los últimos resultados. Y también se siente aliviado por el juego que viene desarrollando como local: "Es verdad que fuera de casa estamos controlando los partidos en los primeros minutos, pero después estamos encajando goles y no creamos muchas ocasiones. En casa, sin embargo, se nos está viendo con más llegada y estoy seguro de que el domingo vamos a repetir la imagen del día de la Real Sociedad o el Sporting. Es verdad que esos partidos no los ganamos, pero algún día nos tiene que acompañar la suerte y espero que sea ahora. Tampoco veo falta confianza en el equipo y no nos preocupa que el Nástic esté en racha. Aquí todo cambia en un partido y vamos a afrontar el del domingo como si fuera el último".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios