La ceremonia del espíritu chino

  • La pirotecnia y el sentimiento nacionalista serán los protagonistas de la inauguración

Políticos de primer nivel de todo el mundo, kung-fu, acróbatas y fuegos artificiales. Todo indica que los XXIX Juegos Olímpicos en Pekín serán inaugurados mañana, viernes, con un espectáculo sin precedentes.

Junto George W. Bush y Vladimir Putin, se espera la presencia de más de 80 jefes de Estado, monarcas y otros mandatarios políticos. En el show cultural y en la ceremonia participarán alrededor de 20.000 personas.

El himno olímpico de la edición será un secreto hasta el final, pero se sabe que lo interpretarán juntos sobre el escenario la cantante británica Sarah Brightman y el astro del pop chino Liu Huan.

Los funcionarios del comité organizador (Bocog) se deshacían en elogios al hablar de la inauguración. La ceremonia de tres horas y media de duración será "brillante", "internacional", "moderna", y representará al mismo tiempo "la honorable antigua cultura china" y la "singularidad" del país. Veintiocho compañías recorrerán el Estadio Nacional, con capacidad para 90.000 personas, desde luchadores de kung-fu hasta bailarinas en minifalda, habrá de todo.

Sólo para la entrada y el izamiento de la bandera nacional china hay reservados 14 minutos. Se representará la cultura china en todas sus facetas, desde los mitos de la antiguedad hasta la recuperación de las últimas tres décadas. Un tercio de los acróbatas y bailarines integrará el Ejército Popular de Liberación.

Para concluir habrá mucho estruendo. Unos 14.000 petardos y cohetes, diseñados para la ocasión utilizando alta tecnología, serán disparados dentro y en los alrededores del estadio, y otros 15.000 en diversos puntos de la ciudad. La ceremonia de inauguración será, en definitiva, un espectáculo de pirotecnia y una manifestación del más puro espíritu nacionalista chino.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios