Cádiz | celta · la Previa

Tan atractivo como complicado

  • El Cádiz sueña con acercarse a los puestos de ascenso ganando a un Celta intratable de la mano de López Caro

Mirando al cielo con los pies en el suelo. Realista y soñador. Así recibe hoy el Cádiz de Antonio Calderón a un Celta que de la mano del lebrijano Juan Ramón López Caro ya ha presentado sus credenciales como uno de los equipos de la categoría a tener muy en cuenta de cara a lograr el ascenso a Primera División.

Lo confesó el propio entrenador del Cádiz el viernes: "Es el partido más difícil". Y puede serlo, pero de lo que no cabe duda es de que entre los tres puntos que se ponen en juego hay uno que puede ser de inflexión. Escribiendo en amarillo, un triunfo esta tarde con las cámaras de Canal Plus como testigos supondría a los cadistas situarse a tan sólo tres puntos de los gallegos, un conjunto que ya es considerado como uno de los claros candidatos a emular al final de la nueva Liga a Valladolid, Almería y Murcia: los tres velocistas de la pasada campaña.

Pero como los números saben bailar, el Cádiz no puede quedarse quieto, porque los fantasmas, las sombras y el frío de los puestos de descenso no andan aún lejos. Andan trémulos moviéndose en cada esquina.

Invita al optimismo el notorio cambio que ha experimentado para positivo el conjunto amarillo desde la llegada de Antonio Calderón al banquillo. Antes, Mariano García Remón había prometido fútbol directo y espectacular, ofensivo vaya. Pero lo único ofensivo llegó de manos de quienes lo trajeron a la Tacita. Calderón, mientras, ha preferido buscar primero el orden defensivo, para a partir de ahí poder llegar al tejado de la casa, que es el ataque.

Con la casa aún en construcción, el técnico gaditano fabricado en Escocia, no es amigo de cambiar muchas cosas de sitio. Si los resultados y la evolución del equipo sonríen, no hay que buscar llantos que formen en el rostro de los jugadores un arco iris facial. La luz cada vez es más fuerte al final del túnel.

Lo mejor del 16 de diciembre de 2007 es que Antonio Calderón recupera a casi todos sus hombres. Puede elegir a quién coloca en cada puesto. Es mucho. Claro está que Contreras seguirá contando con la confianza del míster: es uno de los 18 hombres de la categoría que lo han jugado todo. En defensa, ya se ha visto cumplido el deseo popular de que sean Cristian y Raúl López quienes ocupen los laterales. Defienden como nadie y atacan como pocos. A la espera de que el colombiano José Julián de la Cuesta se incorpore al grupo al cien por cien, las cosas están bien como están, pensará Calderón, y Abraham Paz y César Caneda seguirán ocupando el centro de la zaga.

Las dudas llegan en el centro del campo. La baja de Fleurquin por sanción no tiene relevo fácil. Diego Rivas ha entrado en la convocatoria, pero tal vez no esté al cien por cien de sus posibilidades. Bezares siempre lo está. Hasta con fiebre. ¿Quién acompañará al guadiareño en el doble pivote? Sólo Calderón lo sabe, pero los candidatos son el propio Rivas, Líbero Parri, que ya ha encontrado su sitio, e incluso Miguel García.

En las bandas Enrique es fijo y Nano puede tener continuidad, aunque el partido invita a jugar a Gustavo López, por la flaqueza en el lateral derecho gallego. Arriba Lucas Lobos debe meter el miedo que se le exige que meta y Dani debe ser titular. Gastón vuelve, pero tal vez tenga que esperar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios