fútbol tercera división

De atasco en atasco en casa

  • El líder rescata un punto en la última acción del partido ante el vicecolista

Día negado de Manu Sánchez, que se pegó este costalazo tras chocar con Alan, que le superó en muchas ocasiones. Día negado de Manu Sánchez, que se pegó este costalazo tras chocar con Alan, que le superó en muchas ocasiones.

Día negado de Manu Sánchez, que se pegó este costalazo tras chocar con Alan, que le superó en muchas ocasiones. / manuel esteves

El mes de febrero ha resultado nefasto para el Cádiz B en lo que respecta a los encuentros disputados delante de su afición. Esta no pudo saborear ayer, como ya ocurriera un par de jornadas antes frente al Arcos, un triunfo ni una actuación convincente de los pupilos de Mere. Estuvo a punto de repetirse la historia de la derrota sufrida contra los arcenses, pero en esta oportunidad hubo dos elementos diferenciadores con aquel merecido traspié. En la última jugada del choque, ya en pleno minuto 94 después de que el árbitro ordenara justo esa prolongación del tiempo reglamentario, el líder salvó un punto gracias a un penalti tan indiscutible como el cometido por Moi que había servido a los campogibraltareños para ponerse por delante un rato antes. A eso hay que añadir que la escuadra dirigida por Carlos Ríos, a pesar de confirmar su clara mejoría tras el mercado invernal, no mostró la superioridad de que hizo gala el conjunto de la sierra gaditana frente al primer clasificado.

El sopor caracterizó una primera mitad de pleno desconcierto de los anfitriones, incapaces de hilvanar acción alguna de mérito. Para colmo, las dudas defensivas ante un adversario que no inquietaba en exceso provocaron que se concediera un elevado número de saques de esquina, algo harto peligroso pues Los Barrios anda sobrado de centímetros en varios de sus elementos. En dos de esos córners se produjeron barullos que estuvieron muy cerca de originar un gran disgusto.

El segundo periodo no fue para tirar ni un triste cohetillo, pero al menos resultó más entretenido y ofreció algunas acciones que animaron el derbi provincial. El regreso desde el vestuario fue esperanzador para los locales y Manu Vallejo probó su especialidad, el derechazo con efecto desde fuera del área buscando la escuadra, pero Adrián metió la palma de la mano con acierto. David Gil, el otro portero, le imitó en un tiro raso con enorme maldad de Pirulo.

Se cumplía el minuto 65 cuando Mere ordenó un cambio táctico para arriesgar con un 4-3-3, el cual implicó que algunos jugadores variaran sus posiciones. Pero poco después, Alan, quizá el mejor sobre el campo, le dio coba a Moi y este pecó de inocente al comérselo cuando lo perseguía a la desesperada. Copi aprovechó el penalti y la cosa se puso cruda.

Doble sustitución de inmediato para quemar las naves en la recta final. Un zambombazo desde la banda de David Toro se envenenó y puso en apuros al cancerbero barreño en el 82. Manu Vallejo chutó desde cerca para que Adrián metiera la mano con grandes reflejos en el 86. Todo se antojaba visto para sentencia, pero a ultimísima hora Manu Vallejo sirvió el balón definitivo y Jordi Tur disparó a quemarropa. El zaguero Dani Hedrera emuló al Casillas de los buenos tiempos. El máximo goleador no desperdició la pena máxima y ya ni se sacó de centro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios