Fútbol l Primera División

Un aperitivo previo al clásico

  • El Madrid pretende mantener la racha triunfal en casa antes de jugar en Barcelona

Real Madrid y Osasuna serán los invitados de honor en el 60 cumpleaños del estadio Santiago Bernabéu, que se llenará en el día de su celebración, para medir la efectividad como local del líder ante un equipo plagado de bajas, con ocho ausencias en su equipo tipo.

El estadio Santiago Bernabéu cumplió el jueves 60 años y el actual Real Madrid de Bernd Schuster quiere seguir siendo fiel a su eficacia como local, donde ha ganado todos los partidos que ha disputado en Liga y Liga de Campeones.

El Real Madrid superó la prueba europea en el día que Schuster sentó a Guti. Ahora, con Julio Baptista rindiendo e instalado como titular, el técnico madridista busca hueco a su segundo capitán y piensa en sentar al holandés Wesley Sneijder.

Vuelve Heinze y Schuster podrá cumplir uno de sus deseos. La lesión del argentino abrió las puertas a Pepe, que ha confirmado los buenos detalles de pretemporada y se afianza como pareja de Cannavaro en el centro de la defensa. Por eso Heinze, que era titular de central cuando se lesionó con Argentina hace un mes, volverá como lateral izquierdo para coger ritmo antes de medirse a su compatriota Leo Messi en el clásico.

Schuster no podrá contar con Arjen Robben, víctima de su enésimo problema muscular con una sobrecarga, ni con los lesionados Metzelder y Balboa. Además, ha descartado por decisión técnica a Codina, Torres, Salgado y Soldado, que esperan al partido de Copa del miércoles ante el Alicante, para reivindicarse.

Mientas, Osasuna viaja a Madrid con la intención de sorprender al líder en el Santiago Bernabéu, a pesar de presentar un equipo de circunstancias debido a las ocho bajas en la plantilla. Las bajas afectan sobre todo al medio centro. En la zaga, la principal novedad será la vuelta de Josetxo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios